Andrea Reyes o la magia del silencio

No hay silencio más bonito que el de la lectura en voz baja, cuando te olvidas del mundanal ruido y sólo disfrutas de una frase bien hecha y de una imagen construida con palabras. Y no hay silencio, tampoco, comparable al de una librería de viejo o a una librería con encanto, de esas que aún conservan el oficio y custodian maravillas que esperan su momento de ser descubiertas. Andrea Reyes (Madrid, 1993) es una de las ilustradoras que mejor ha sabido captar esos benditos silencios alrededor de un libro y en sus creaciones plasma esa tranquilidad y calma que se siente cuando te escabulles en una librería. En Courbett Magazine hemos charlado con ella para que nos explique un poco más sobre su obra y su proceso creativo.

Ilustraciones para calendario de Andrea Reyes.

Tres palabras que te describan.

    Curiosidad, claroscuro, compartir.

Tres palabras que describan tu obra.

    Detallismo, delicadeza, silencio. 

Acaba la frase: toda buena ilustración debe ser…

    Verdadera.

— ¿Cuándo decidiste hacerte ilustradora? ¿Qué te motivó a hacerlo?

    Más que una decisión puntual, ha sido un movimiento progresivo y natural. Nunca había pensado en dedicarme a ello como trabajo, nunca dije «quiero ser ilustradora». Simplemente dibujaba, y al aparecer las redes sociales, iba compartiendo en ellas lo que hacía. Cuando empezaron a contactarme personas que deseaban regalar un dibujo mío a un ser querido, o tenerlo en casa, o más adelante que ilustrase uno de los libros de su editorial… sí comencé a soñar ese camino, tan difícil, a perseguirlo. Es lo que más «soy», lo que más feliz me hace, y por tanto desde donde creo que mejor puedo entregar algo a la sociedad. 

— Veo que estudiaste Humanidades y que hiciste un máster en Periodismo Cultural… ¿Cómo fue la transición a la ilustración?

    Por desgracia, a día de hoy no vivo ni de mi carrera ni de mi vocación, así que esa «transición», en un sentido profesional, no ha tenido lugar. En cualquier caso, ambas cosas, la formación académica y la creación artística, convivían. Dibujar ha estado durante toda mi vida en paralelo a todo lo demás, ocupando, eso sí, cada vez más peso y tiempo en el día a día. Aunque todavía no me sustenta, ser consciente de esa evolución ya me parece una suerte. De hecho, una de las palabras que más pronuncio es gracias; por las propuestas, por la acogida, el ánimo, la confianza. Me siento afortunada.

[Artículo relacionado] Iban Barrenetxea: el nuevo John Tenniel y el futuro Roald Dahl.

"Prisionero en la cuna", de Christian Bobin, de la editorial Encuentro. Ilustrado por Andrea Reyes.

Uno de los últimos trabajos de Andrea Reyes son las ilustraciones para “Prisionero en la cuna”, de Christian Bobin, publicado por ediciones Encuentro. En esta obra íntima, el autor evoca su infancia en Le Creusot, en la Borgoña francesa, y nos invita a pasear por sus calles, rodeado de flores o bajo la nieve. “Era el prisionero más joven de toda Francia. Iba de mi habitación al patio y del patio a mi habitación. Cada verano lo pasaba encerrado en casa, recorriendo el claustro de las lecturas, disfrutando del frescor milagroso de tal o cual frase. Cuando quería salir, un ángel cerraba la puerta. Renunciaba a mi proyecto y volvía a mi habitación. El ángel me arrebataba la vida. La reencontraba en los libros”.

Buscar en tu librería más cercana a través de Todos tus libros.

–¿Cuál fue el primer libro que recuerdes que te marcara?

    El fabuloso mundo de las letras, de Jordi Sierra i Fabra. (Se publicó en el año 2000, cuando yo tenía siete años, y en 2016 me lo firmó en la Feria del Libro de Madrid). Desde la ternura y la admiración te hace amar las palabras, es una fantástica puerta a la lectura. Se lo recomiendo a todos los niños.

— Tus tres libros favoritos.

    Dificilísimo escoger… La Poesía completa de Alejandra Pizarnik, Hiperión o el eremita en Grecia de Friedrich Hölderlin y Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach.

— El último libro que hayas leído (o que estés leyendo).

    El último leído, Geai, de Christian Bobin (publicado por Pre-Textos). Ahora estoy con los Mitos y leyendas inuit, de Knud Radmussen (publicado por Siruela), una preciosidad.

— ¿Qué libro o libros recomendarías a todo/a ilustrador/a que comienza?

"Mary Shelley: la muerte del monstruo", de Julio César Iglesias y Raquel Lagartos (Diábolo Ediciones).

    Libros sobre Historia del Arte (el arte en sí es la segunda gran fuente de descubrimiento y aprendizaje, tras la realidad misma). De ilustración o ilustradores en concreto, durante el confinamiento me compré Mary Shelley: la muerte del monstruo, de Julio César Iglesias y Raquel Lagartos (publicado por Diábolo Ediciones). Me gustó mucho cuando lo descubrí y me ayudó a saber dónde podría estar, de forma más definido, mi «estilo». 

— ¿Cuál es tu película –o películas– favorita?

    Ese plural es un peligro. Paris, Texas de Wim Wenders, la trilogía Azul, Blanco y Rojo de Krzysztof Kieślowski, Cinema Paradiso de Giuseppe Tornatore, El lector de Stephen Daldry, Los amantes del Círculo Polar de Julio Medem, El cartero (y Pablo Neruda) de Michael Radford, Spirit: el corcel indomable de DreamWorks… 

— Acaba la frase: cuando no estoy dibujando, estoy…

    Teniendo nuevas ideas para dibujar. 

— Si fueras una ciudad o un pueblo, ¿cuál serías y por qué?

    Alguno de Noruega, Suecia, Dinamarca, Islandia… Me fascinan sus paisajes, su poderosa naturaleza, su calma, su arquitectura. Me siento muy identificada con esa estética (cada una con sus peculiaridades), y con la sensación de pureza, orden y recogimiento que inspiran. 

Andrea Reyes ilustración.

— ¿Cuál es el trabajo del que te sientas más orgullosa?

    Uno que no fue creado para el exterior: pequeños cuadernos ilustrados con anécdotas, citas, vivencias, vida; con una persona a la que he amado. Dibujé cada uno de los días en los que nos vimos, durante casi tres años. 

— ¿Cuál es tu proceso de trabajo?

    Lo primero que sucede es lo más difícil: dar con la idea, formarla en la imaginación, hasta que se ilumina, nítida. Ese momento es muy gratificante, cuando por fin lo ves. Luego realizo el boceto con lápiz, y voy añadiendo la tinta o la acuarela. Uno o dos días después de haberlo terminado, tras descansar de él, vuelvo para mirarlo otra vez, y hacer si acaso correcciones. Soy muy inconstante; disfruto más cuando todo sale «del tirón», y me frustro cuando un proyecto me lleva demasiado tiempo.  

— ¿Qué técnicas prefieres?

    Por la costumbre, me siento más segura en la tinta negra y los lápices, pero ahora que estoy experimentando con la acuarela, me encanta. 

— ¿Trabajas a mano o a ordenador?

    A mano, siempre. Soy persona analógica, que ama y prefiere la calidez y la imperfección de las manos. A ordenador únicamente realizo algunos retoques (de luz, de tono… o cuando la imperfección se excede). 

Ilustración de Andrea Reyes para el calendario sobre librerías. Aquí, Letras Corsarias.
Ilustración de Andrea Reyes.

Andrea Reyes asegura que “mis autores (o «espíritus») de referencia son Friedrich Hölderlin, Vincent van Gogh y Alejandra Pizarnik”. También reconoce que “me inspira la pintura de Edvard Munch, William Waterhouse, Johannes Vermeer, Füssli, Lawrence Alma-Tadema, Egon Schiele, Balthus, Carl Larsson, Zinaida Serebryakova, William Hammershoi, Christer Karlstad o Aron Wiesenfeld, y la fotografía de Laura Makabresku, Bruce Davidson, Ren Hang, Julia Margaret Cameron o Dara Scully”.

​Otra de sus grandes referencias es “la arquitectura (en concreto, las casas), y es motivo recurrente en mis dibujos. También la papiroflexia, la literatura, la geometría, el bosque y el silencio”.

— Tu primer trabajo que publicaste fue tu trabajo de final de grado, “Visión estelar de un día de guerra. Las crónicas de Valle-Inclán ilustradas”… Cuéntame más, por favor, de este proyecto (¿Cómo surgió la idea?, ¿cómo te planteaste el proceso creativo?…)

    Ese viaje lo viví con muchísimo cariño.Decantarme por hacer un trabajo de fin de grado ilustrado fue noticia tan inusual entre el profesorado como lógica para mí.
    Decidí, junto a Antonio Malalana, el tutor que acogió la propuesta, trasladar a viñetas las intrépidas andanzas de Valle-Inclán en el frente francés durante 1916 y 1917, que en su momento se publicaron como crónicas de guerra en el periódico El Imparcial. Es quizá su obra menos conocida, y nos pareció que simbolizaba y homenajeaba la carrera que terminaba, Humanidades; pues unía historia, literatura, periodismo, arte…
    Fue un año de poco descanso, ya que al mismo tiempo que me dedicaba a los exámenes y trabajos propios del curso, en junio, junto al cómic (o novela gráfica, nunca sé muy bien dónde se halla la frontera), hube de presentar una extensa memoria con toda la documentación recogida. Recuerdo que, una vez hecha ésta, iba dibujando según el orden de publicación de El Imparcial. Una entrega en el periódico, unas páginas mías. Primero todo el blanco y negro, al final todo el azul de la noche, que termina tornándose suavemente en día. Una larguísima y apasionante noche.
    Descubrí que me maravilla el mundo del cómic, y que en un futuro me gustaría mucho hacer otros. No volveré, eso sí, a sumergirme en la guerra. Desde el punto de la vista de la creación, no tiene nada que ver conmigo. Pero lo volvió más interesante. 

Ilustraciones de Andrea Reyes.

[Artículo relacionado] Ester García: imágenes de elegancia y poesía.

— ¿Qué tal la experiencia de firmar ejemplares en la Feria del Libro de Madrid?

    Excitante. Por entonces apenas había publicado nada, me sentía diminuta. Siento un gran afecto por la Feria del Libro, así que estar allí, por primera vez del otro lado, fue muy especial. 

"Cartas a mi madre por Navidad", de Rainer Maria Rilke, de ediciones Encuentro.

— Uno de tus primeros proyectos fue “Cartas a mi madre por Navidad”, de Rilke, de la editorial Encuentro. Háblame más de este proyecto…

    Encuentro fue la editorial donde realicé las prácticas durante la carrera, así que regresar a ella, esta vez como ilustradora, supuso una gran alegría. Y nada menos que para acompañar la literatura de Rilke, a través de diversas ciudades desde las que escribía a su madre, Sophie Entz, con la que mantuvo una relación… difícil. Esquiva, agridulce. Fue apasionante. 

— Te tengo que decir que me encantan tus caligramas. ¿De dónde surgió la idea?

    ¡Muchas gracias! Buscando entre carpetas, creo que realmente brotó en 2012 o 2013, de forma inesperada, un día que dibujé a Lana del Rey con letras de sus canciones. Poco después, sin intención de crear ninguna colección, hice lo mismo con Rimbaud, con Clarín… hasta que, en 2018, retraté con versos a Alejandra Pizarnik. A partir de ella les fui dando más forma, unidad, voz. 

Caligramas de Andrea Reyes.

— Tu trabajo más famoso es el de las librerías –por cierto, me encantan–. ¿Cómo surge la idea? ¿Cómo las seleccionaste?

    ¡Gracias!Como lectora, concibo las librerías como un lugar imprescindible. Dibujarlas es un auténtico placer, sobre todo si puedo ayudar a que se conozcan, a fomentar su visita y su cuidado. Retratarlas surgió gracias a mi madre, quien me regaló en la Navidad de 2017-2018 un calendario con dibujos míos. Lo compartí en las redes sociales, pues me pareció un precioso detalle, y gustó tanto que al año siguiente me animé a hacer uno (que fue, precisamente, de librerías). Alterné españolas con extranjeras, populares con desconocidas, y de fachadas o especialidades distintas. A día de hoy ¡ya llevo unas cuarenta!

— Por cierto, ¿cuál es tu librería favorita?

    Polifemo, en Madrid. Es la de mi barrio, a la que me siento más unida. Justo este año han cumplido cuarenta desde su inauguración. 

Proyecto librerías de Andrea Reyes.

— En tus libros se destila cierto regusto vintage y bohemio –estos cafés literarios de la época de Benito Pérez Galdós, esos cines antiguos…– Es como si quisieras conservarlos de algún modo, congelarlos en el tiempo, ¿me equivoco?

    Tengo mucho de extemporánea, es cierto. No tengo costumbre de dibujar –por iniciativa propia, quiero decir– escenas con personas, pero, de hacerlo, seguro pertenecerían a épocas anteriores. Me resultaría muy extraño e irreal dibujar un teléfono móvil, unas zapatillas deportivas, un coche, una boca de metro. Son cosas que irremediablemente pertenecen en mayor o menor medida a mi vida, pero no a mi universo. 

— ¿En qué estás trabajando en estos momentos?

    En tres proyectos editoriales (dos de prosa y uno de poesía), tres encargos personalizados y el calendario para 2021, en el que vuelvo a las librerías; esta vez uniéndolas a otro maravilloso universo que adoro y que se encuentra en «peligro de extinción»: la naturaleza, los animales.
(En épocas así, tan llenas, imposible responder de otra forma a la pregunta número once, ¿verdad? Al margen del humor, estoy enormemente agradecida y contenta). 

Ilustración de Andrea Reyes.
Ilustración de Andrea Reyes.

— ¿Qué proyectos de futuro tienes?

    Más lejos de los recién esbozados, el que más me ilusión me produce es cumplir ese sueño anteriormente mencionado de publicar de nuevo un cómic, que será también adaptación de un texto ya existente, pero que encaja mucho más con lo que soy. Queda mucho para su realidad (si llega), pero en días más libres y de sosiego me voy poco a poco entregando a él. 

— ¿Cuál sería tu proyecto soñado?

    Ilustrar un día el cartel de la Feria del Libro de Madrid. 

— ¿Qué consejo darías a cualquier persona que esté comenzando en el mundo de la ilustración?

    Provoca vértigo dar consejos, sobre todo cuando una siente que tiene todavía muchos, muchísimos que recibir. Desde la humildad, fundamental casilla de salida, lo más importante a la hora de llevar a cabo cualquier acción es ser fiel a lo que se es; a la esencia, a tu parte más humana y real. A lo que te define y diferencia. Seguir como a una brújula tus principios, tu instinto, tu naturaleza, y tu propia voz irá surgiendo.  

Ilustración de Andrea Reyes.

[Artículo relacionado] Ver a los refugiados con ojos de niño.

Courbett Magazine

Courbett Magazine es una revista digital y plataforma transmedia dedicada a la edición independiente, el diseño y la promoción del talento.

Más artículos
La Grande Epicerie: el paraíso gourmet de París

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies