Courbett Magazine Revista de Arte, Cultura y Diseño

“Es siempre olvidada y siempre recuperada”. Así describía el New York Times a Barbara Pym, una escritora británica, seguramente una de las mejores de las década de los cincuenta, pero injustamente tratada por un público, y una crítica, que la condenó al oscurantismo durante años: de 1961 a 1977 ninguna editorial publicó sus novelas, a pesar de que ella seguía enviando nuevos manuscritos, y a pesar, sobre todo, de que sus novelas de los años cincuenta habían sido todo un éxito. 

Claro que las temáticas de sus obras —a simple vista, novelas costumbristas con solteronas, párrocos de provincias, mercadillos solidarios y una vida anodina dominada por los té de la tarde— no atraía a los británicos inmersos en los “Swinging Sixties”. En 1962 los Beatles habían publicado “Love Me Do”; fue la inauguración no oficial de unos años marcados por la oposición sistemática a toda norma y código. El rigor victoriano y la austeridad impuesta por la guerra habían quedado definitivamente atrás. 

Es una lástima, desde luego, que la editorial que siempre la había apoyado, la de Jonathan Cape, le diera la espalda. Y como ella, más de dos decenas de editoriales más. Pym intentó desesperadamente que alguien publicase “An Unsuitable Attachment”, pero no lo consiguió. Los gustos del público, pensaron, habían cambiado demasiado; ya no les apetecía leer sobre mujeres supuestamente apocadas que discuten sobre jardinería o recetas de “scones”. 

Claro que no sería la única en ser apartada: la mismísima Jane Austen, con sus libros centrados en la “gentry”, sufriría la misma suerte. Durante años, una de las mejores escritoras británicas fue renegada a guardar polvo en las estanterías de los libreros de viejo. 

En el caso de Barbara Pym, la resurrección literaria no llegaría hasta 1977. Fue entonces cuando el sacrosanto “The Times Literary Supplement” le preguntó a un grupo de prominentes escritores quién consideraban que era el escritor o escritora más infravalorado el siglo. Barbara Pym fue la única que recibió dos votos: uno de su gran amigo el poeta Philip Larkin y otro de Lord David Cecil. Dos nombres con mayúscula del “establishment” literario. 

Con semejante espaldarazo, sus libros volvieron a la circulación. Incluso su novela “Quartet in Autumn” llegó a ser finalista del prestigioso Booker Prize ese mismo año. 

Fue, desde luego, un reconocimiento a una autora con un agudo sentido de la observación, una capacidad magistral para dar relieve a los personajes y una auténtica maestría para tejer diálogos ágiles, llenos de humor cáustico e implacable. Una auténtica exponente del sarcasmo y fina ironía ingleses en su mejor acepción. Y una escritora, sobre todo, que diseccionó como pocos una sociedad que estaba mutando a pasos agigantados y cuyas normas se estaban pulverizando. 

Es absurdo, desde luego, pensar que Barbara Pym escribiese novelitas livianas  y cursis sin interés alguno. Aunque divertidísimas e ingeniosas, con giros inesperados y secuencias realmente cómicas, las obras de Pym son verdaderos tratados sociológicos donde todos los personajes son más interesantes —complejos, incluso rocambolescos— de lo que parece. 

 

Humor, ironía y singular sarcasmo

Después de la Segunda Guerra Mundial, en Inglaterra surgieron una generación de escritoras de primer nivel cuyas obras, desgraciadamente, no recibieron el reconocimiento y prestigio que merecían. De todas ellas, dos destacaron especialmente: Elizabeth Taylor y Barbara Pym. 

En Courbett ya dedicamos un artículo entero a la figura de Taylor y ahora queríamos centrarnos en Pym. Ambas, de hecho, eran amigas y trataban en sus obras temas similares. Ambas, además, fueron consideradas “la Jane Austen contemporánea”. Aunque cabe decir que Pym es la más “austeniana” de las dos. No cabe duda de que Pym adoraba a Jane Austen: sus huellas son increíblemente profundas en sus obras. 

Hay más referencias, por supuesto. Para Laura Miller, de la revista “Salon”, las obras de Pym son “menos profundas que las de P. G. Wodehouse, menos mordaces que las series de “Mapp y Lucia” de E. F. Benson y menos absurdas que “Cold Comfort Farm” de Stella Gibbon”. Sin embargo, las obras de Pym “tienen más substancia que cualquiera de ellas”. 

Veamos ejemplos. En España se están recuperando sus obras gracias a dos editoriales: Lumen y, sobre todo, Gatopardo Editores. La primera publicó “Jane y Prudence” en el 2009 y “Los hombres de Wilmet” en el 2010. Pero hacía falta traer las grandes novelas de la autora y de eso se ha encargado Gatopardo, con unas ediciones exquisitas y unas traducciones magistrales que han sabido conjugar (tarea nada fácil) el singular sarcasmo inglés, con la sutil ironía, dosis de humor a raudales y notas de melancolía. Insisto: un trabajo excepcional. 

Gatopardo ha traído “Amor no correspondido, “Un poco menos que ángeles” (ambas traducidas por Irene Oliva Duque) y “Mujeres extraordinarias” (traducida por Jaime Zulaika). Las dos últimas son, a mi gusto, las mejores. La crítica siempre dice que “Mujeres extraordinarias” es la mejor de Barbara Pym pero, a mi juicio, “Un poco menos que ángeles” no le anda a la zaga. 

En “Amor no correspondido”, Dulcie Mainwaring es una joven servicial, amable, siempre atenta y abnegada, que acaba de romper su relación con su prometido. Cansada de autocompadecerse, decide participar en un congreso relacionado con la edición y literatura en Derbyshire y allí conocerá a dos personajes que la cambiarán la vida. Una es Viola Dance, una mujer extravagante, desordenada, egoista y no muy sociable; la otra es Alwyn Forbes, atractivo, culto y un tanto mujeriego, que ejerce de editor en una revista y que se acaba de separar de su mujer. 

Dulcie se sentirá irremediablemente atraída por Alwyn y cuando vuelve a Londres, comenzará a intentar averiguar todo lo que pueda de Forbes. A través de encuentros fortuitos y de situaciones rocambolescas, descubrirá, no sólo su residencia, sino la de sus familiares. ¡Hasta el punto que entablará contacto con ellos!

En conjunto, es una historia deliciosa, con un enredo amoroso, situaciones desternillantes y ciertas notas amargas que descubrirán algún que otro secreto oculto. 

Seguimos con “Mujeres excelentes”. Mildred Lathbury, la narradora, es una mujer soltera, inteligente, observadora, tímida e insegura, que trabaja como asistente de ancianos y vive sola en un pequeñp apartamento de una zona humilde de Londres desde que su padre murió. Dedica su tiempo libre a tomar el té con sus amigas y a hacer obras de caridad en la parroquia del vicario Julian Malory. 

Un buen día, un matrimonio, los Napier (Helena y Rocky), se instalan en el piso de abajo de su casa. Ella es una mujer culta que se dedica en cuerpo y alma a sus estudios e investigaciones sobre la autobiografía, su gran pasión; él está en la Marina.

También aparece en la vida de Mildred Allegra, una viuda que se aloja en la parroquia, y unos cuantos personajes más a través de los cuales Barbara Pym va trazando unos cuantos historias sentimentales —y no menos enredos— y va analizando, con sutil ironía, las continuas disyuntivas entre sentimientos y convencionalismos. 

Un poco menos que ángeles es, quizás, la obra que mejor refleja los amores y las amistades, y las barreras entre ellos. Narra, con mucha ironía, los amoríos entre un grupo de jóvenes antropólogos y Catherine Oliphant, una joven escritora, que tiene una relación con el apuesto Tom Mallow. Su relación se tambalea cuando él comienza a tontear con una estudiante, Deirdre Swann. Al enterarse, Catherine se muestra interesada por el solitario antropólogo Alaric Lydgate. Al enredo amoroso se añadirán los tejemanejes de los compañeros de Deirdre y la competitividad que existe entre ellos por ganar una prestigiosa beca de investigación.

 

Una mujer más interesante de lo que pueda parecer

¿Había algo de autobiográfico en sus obras? La verdad es que bastante. 

Nacida el 2 de junio de 1913, en Oswestry, cerca de la frontera galesa, Barbara Pym era hija de un abogado y una madre muy implicada en el mundo comunitario anglicano (un voluntariado que aparecería una y otra vez en sus novelas). 

Barbara fue educada en el Huyton College, cerca de Liverpool, y luego en el St. Hilda’s College, en Oxford. En la universidad se enamoró de un compañero, Henry Harvey, pero su amor no fue correspondido. Que los protagonistas de sus novelas suelan ser atractivos, con una larga nariz y pelo rubio no es casual. 

Aunque hay que puntualizar que Pym no tenía, ni en broma, a los hombres idealizados. En sus novelas siempre deja claro que suelen tener una tendencia hacia cierta cobardía, a la gandulería y a la arrogancia. 

Pym sirvió en la “Women’s Royal Naval Service” durante la Segunda Guerra Mundial y, después, trabajó en la “International African Institute” en Londres, en donde se dedicaba a tareas de edición de “África”, una revista dedicada a cuestiones culturales, históricas y sociales del continente. De esta última experiencia tomó nota para criticar los defectos de la academia, que no son pocos. 

Si bien su primera novela la escribió con dieciséis años, no publicó un libro un libro, “Some Tame Gazelle”, hasta 1950, cuando ya tenía 37 años. Pronto seguirían “Mujeres excelentes” (1952) y “Jane y Prudence” (1953). Y así durante una década hasta que llegó el fatídico 1961 y las editoriales le dieron la espalda. Envió el manuscrito de “An Unsuitable Attachment” a hasta veinte editoriales distintas; ni una lo aceptó. 

Amigos suyos, como el poeta Philip Larkin, intentaron que se publicara, pero fue en vano. Durante catorce años siguió escribiendo, pero no consiguió que ninguna de sus obras viese la luz. 

Se refugió en su casa, donde vivía con su hermana, Hillary, que se había casado con un arquitecto pero que se había divorciado en 1946. Sería precisamente Hillary quien, cuando murió Barbara, a los 66 años y por un cáncer de mama, se encargaría de que su obra no cayese en el olvido. 

Gracias a ella, disfrutamos de unas comedias fabulosas engarzadas en la mejor tradición británica. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies