Boris Johnson & Brexit: unos cuantos libros y unas cuantas películas

Se llama Alexander Boris de Pfeffel Johnson, aunque su familia lo conoce como «Al» y el público como Boris, Boris Johnson. Ayer, tras arrasar en las elecciones británicas, consiguió la mayoría absoluta en el Parlamento y podrá cumplir su gran promesa electoral: «Get Brexit done», hagamos el Brexit. Si no pasa nada, el día 31 de enero el Reino Unido saldrá de la Unión Europea.

A estas horas ya han corrido ríos de tinta analizando el porqué de esta victoria tan contundente y la debacle tan estrepitosa del Partido Laborista. Y muchos apuntan a que en Inglaterra se han olvidado de la gente, le han dado la espalda a la clase trabajadora y no les importan los servicios sociales. Lo cual es un análisis completamente falso. Porque los conservadores, astutamente, aparte de trazar un plan para salir de la Unión Europea, también han sabido vender un programa socialdemócrata realmente contundente: el fin de la austeridad, 20.000 nuevos agentes de policía, mayor gasto sanitario y el reforzamiento de los servicios sociales.

Es decir, Boris Johnson ha ofrecido unicornios. Muchos, preciosos, deslumbrantes… e inexistentes en el mundo real. No extraña viniendo de quien viene: Boris Johnson nunca ha considerado que la verdad sea un objetivo en sí mismo. Para él, si hay que mentir, se miente. Y punto. Lo único importante es su desmesurada ambición por llegar al poder. Por ostentar todo el poder. Por mantenerse en el poder. «Cueste lo que cueste».

Ha conseguido una mayoría en el Parlamento aplastante, pero no se equivoquen: Boris Johnson no quiere ser el Premier; quiere ser el rey del mundo. El icono histórico de todas las generaciones futuras, el Winston Churchill del siglo XXI. Por eso ha prometido una guerra heroica contra el enemigo (que para él es la Unión Europea). Pero esta vez no serán necesarias la sangre, el sudor ni las lágrimas. Bastará con su ego.

Aunque nos pese reconocerlo, no estamos delante del Donald Trump británico

Boris Johnson, desde luego, es uno de los políticos más populistas que se recuerdan. Y también uno con menos apoyos: sólo cuenta con el voto de menos de 100.000 militantes conservadores (es decir, el 0,1% de la población). Pero será él quien pilotará la salida del Reino Unido de la Unión Europea en un momento en que sólo un 20% de los británicos quieren un «Brexit duro«.

Boris Johnson es el Primer Ministro de éstos: los «hard leavers», los ultras, los que creen que están en una cruzada contra el nuevo Reich. Los que piensan que Inglaterra ha de recuperar su espacio como potencia imperialista mundial. Los que defienden que, una vez liberados del yugo de Bruselas, se convertirán en el Singapur europeo.

Ahora bien, por mucho que el personaje se preste a ello, caer en la caricatura fácil de Boris Johnson no es lo más adecuado. Tentador, desde luego, pero poco atinado. Porque es un hombre complejo, mucho más astuto, inteligente (y sí, incluso culto) de lo que parece. No estamos delante de un Donald Trump británico, aunque óbviamente haya similaridades entre ambos: el estilo arrogante, la soberbia constante, el populismo como norma. Pero Boris Johnson es mucho mejor político e infinitamente mejor orador. Y sí, sabe conectar con las masas, mal que nos pese reconocerlo. Menospreciarlo por el hecho de menospreciarlo sólo nos llevará a engañarnos.

No estamos delante de un bufón, por mucha imagen de hooligan que tenga. Es un cachorro de la clase alta y fue al elitista internado de Eton y en Oxford. Es un auténtico elitista con gustos exquisitos y excentricidades por doquier. Un hombre que habla un francés impecable en un país donde ser bilingüe está mal visto y cualquier atisbo de intelectualidad se percibe como un gesto de arrogancia. Puede mantener una conversación sobre autores grecolatinos e incluso citar párrafos enteros en latín. Tiene un vasto dominio de la Historia y sabe escribir con un estilo conciso, depurado y pulcro.

Para conocer a Boris Johnson y a la Inglaterra que él representa –mejor dicho, para entender la Inglaterra del Brexit–, aquí os dejamos un conjunto de libros y unas muy buenas películas.

Courbett Magazine

El pánico inglés a un dominio extranjero

Como destacó David Jiménez en un magnífico artículo sobre el Brexit, el asco de cualquier inglés de pro a cualquier atisbo de dominación extranjera no comenzó con la campaña del Brexit, ni siquiera en los tiempos de Margaret Thatcher, sino que se remonta a los orígenes de la nación inglesa y se pueden encontrar incluso en obras de Shakespeare. La insularidad de Inglaterra (su ausencia de influencias extranjeras, su distancia incluso física de Europa) es algo de lo que muchos ingleses se sienten increíblemente orgullosos.

"La formación de Inglaterra!, de Isaac Asimov (Alianza editorial).

Isaac Asimov, La formación de Inglaterra

Una de las cuestiones de las que se sienten más orgullosos los ingleses es que, desde tiempos de los normandos, nunca el país ha sido conquistado. Lo cual es cierto, pero cabría recordar que Gran Bretaña fue conquistada por los romanos (y los sajones y los normandos) y también tuvieron reyes extranjeros (por ejemplo, los Plantagenet).

Para conocer un poco mejor esta historia de conquista nada mejor que leer «La formación de Inglaterra» de Isaac Asimov. Sí, el gran escritor y divulgador científico, autor entre otras de «Yo Robot«, escribió a finales de los sesenta un conjunto de obras (magníficas) sobre la Historia de las Civilizaciones y el origen de varios países. En 1969 publicó «The Shaping of England» (publicada en castellano por Alianza Editorial), una magnífica obra que va desde finales del Neolítico hasta la Carta Magna (1215) y que demuestra que el origen de Inglaterra es más plural del que muchos quieren reconocer.

"Ricardo II" de Shakespeare.

Shakespeare, Ricardo II

No es tan famoso como Macbeth o Hamlet, pero en el mundo anglosajón «Ricardo II« es una referencia constante, aunque sólo sea porque recoge algunos de los versos más patrióticos de la literatura inglesa. Y es que se describe a Inglaterra como «Esta fortaleza que la Naturaleza ha construido para defenderse contra la infección y la mano de la guerra […] esta piedra preciosa engastada en el mar de plata, que le sirve de muro, o de foso de defensa alrededor de un castillo, contra la envidia de naciones menos venturosas«. Traducción: en Europa sólo hay gentes peligrosas que buscan nuestra destrucción y envidian nuestra belleza y felicidad.

Nostalgia por un pasado heroico (y un imperio que ya no existe)

Uno de los factores del Brexit fue la nostalgia por un pasado heroico: Winston Churchill, la batalla de Inglaterra, la derrota de Hitler. Casualmente, en los últimos años hemos visto el estreno de películas que ensalzaban el patriotismo británico hasta límites insospechados. Sobre todo, hubo dos que captaron la imaginación de los «Brexiteers«: the «Darkest Hour» («El instante más oscuro») y «Dunquerque«. Resumen de ambas: Inglaterra luchó sola, sin nadie más (subrayar esta parte) y de la manera más heroica que se pueda imaginar, contra el peor enemigo que ha visto Europa.

Courbett Magazine

El factor Winston Churchill: héroe o no tan héroe

Biografía de Winston Churchill


No hay una figura más reverenciada en la historia británica que Winston Churchill. ¿Qué hubiese hecho él en una situación como la del Brexit? ¿Qué hubiese votado en el referéndum? Corrieron ríos de tinta –y se profirieron insultos– sobre el tema. Para entender al personaje, en los últimos años se ha publicado una biografía extraordinaria sobre él, probablemente la mejor, escrita por Andrew Roberts (publicada por Crítica, con traducción de Tomás Fernández Aúz).

"El factor Churchill" de Boris Johnson.

Pero, para entender a Boris Johnson (y, hasta cierto punto, el propio Brexit), una lectura más interesante es «El factor Churchill», el libro que el propio Boris Johnson escribió y en donde explicó el esplendor de Chuchill (y se sintió identificado con él). Más allá del egocentrismo y la arrogancia, la obra es una interesante reflexión sobre el liderazgo político y social en nuestros días. También es una disección de un personaje lleno de contrastes: un aristócrata conservador que defendió la sanidad pública, la educación y el Estado de bienestar, un elocuente orador –y brillante escritor– que destacó por su incorregible incorrección política. Lo más destacable, sin embargo, es que Johnson es capaz de demostrar una indudable admiración por Churchill pero, al mismo tiempo, desmitificar algunos de sus éxitos. Pues no hay duda que, por todos sus dones y su ingenio, talento para la estrategia, valentía y coraje, también cometió errores garrafales. Muchos de sus logros han sido sobredimensionados y su persona ha sido excesivamente mitificada.

Courbett Magazine

Un país fracturado desde hace décadas

Una de las cuestiones que más se repitieron en la campaña del Brexit fue aquello de «cualquier tiempo pasado fue mejor». Aunque, realmente, décadas pasadas, en especial los setenta, fueron muy convulsas y conflictivas, con continuas luchas entre las clases obreras y la élite. La tensión se intensificó cuando llegó Margaret Thatcher al poder: su intención de destruir a los sindicatos era obvia. Para entender aquella situación, lo mejor es echarle un ojo a los siguientes libros:

David Peace, GB84

El anuncio del cierre de las minas de carbón desata la mayor huelga de la historia británica. Para ganar la batalla, Margaret Thatcher encarga al Judío, un oscuro judío de las cloacas del Estado, que aplaste a los sindicatos con cualquier método. Con esta magistral novela, David Peace retrata el momento en que más cerca estuvo Gran Bretaña de una guerra civil y también los mecanismos que criminalizaron a las clases obreras. Lo publicó en castellano Hoja de Lata con traducción de Ignacio Gómez Calvo. En Courbett Magazine lo escogimos como uno de los mejores libros del 2018 y le dedicamos un artículo entero.

Jonathan Lee, El gran salto

En septiembre de 1984, un hombre que se hace llamar Roy Walsh se hospeda en el Grand Hotel de Brighton para colocar una bomba. Su objetivo es que veinticuatro días más tarde la explosión acabe con la vida de Margaret Thatcher y todo su gabinete.

Roy Walsh es en realidad Dan, un jovencísimo experto en explosivos del IRA oriundo de Belfast cuyo destino quedará unido a los de Moose y Freya Finch. Moose es el subdirector del hotel donde el Partido Conservador va a celebrar su convención, un exatleta entrado en los cuarenta y padre soltero que está convencido de que la visita de la primera ministra puede ser una estupenda oportunidad para relanzar su carrera. Freya, su hija, trabaja de recepcionista en el hotel mientras decide qué hacer con su vida al terminar el colegio.

«El gran salto» es una novela sobre las ilusiones, logros y fracasos de gente corriente unida por uno de los atentados más importantes de la historia del IRA.

Philip Hensher, El rey de los tejones

Lejos del ajetreo, la inseguridad y la contaminación de Londres, los acomodados habitantes de Hammouth –un pintoresco pueblo en el estuario del río Hain, en el canal de Bristol– viven orgullosos en unos carísimos cottages que han restaurado en el centro histórico. Rodeados de tiendas de antigüedades, los nuevos residentes del lugar viven ajenos a los habitantes menos favorecidos de las afueras. Cuando una niña de ocho años es secuestrada, los ojos de toda Inglaterra se vuelven hacia el idílico Hanmouth, que se convierte en el centro de infinitas especulaciones.

El escándalo sacará a la luz aspectos ocultos de la vida de alguno de los miembros más destacados de la comunidad: la doble vida de un respetable padre de familia, los vicios ocultos de un lord, las amargas disputas entre vecinos o los apuros financieros de quien vive muy por encima de sus posibilidades.

En «El rey de los tejones», Hensher, uno de los más destacados autores ingleses actuales, explora el concepto de intimidad en la sociedad contemporánea y traza un incisivo y mordaz retrato retrato de la sociedad británica de principios del siglo XXI.

Jonathan Coe, El corazón de Inglaterra

Esta novela es, básicamente, sobre las diferencias entre la cosmopolita Londres y la región central del país, que inspiró a Tolkien a crear la Tierra Media. También es sobre una generación de políticos irresponsables –niños pijos que estudiaron en Oxford y compartieron juergas desaforadas en un club clasista — que llevaron al país a una fragmentación nunca vista y a un clima de tensión que desembocó en el asesinato a manos de un exaltado de una joven diputada laborista, madre de dos hijos. Es, en definitiva, una de las radiografías más lúcidas, ácidas y desternillantes de la sociedad británica contemporánea, una Inglaterra partida por la mitad, corroída por el racismo más o menos larvado, el resentimiento de clase y el miedo al futuro.

Courbett Magazine

Un país que no acaba de aceptar su creciente multiculturalidad

Otra de las cuestiones que más se repitió durante la campaña del Brexit fue la inmigración. No hay duda de que Inglaterra se ha convertido en una sociedad multicultural, aunque haya quien lo lamente (Nigel Farage, por ejemplo). Pero ser inmigrante en Gran Bretaña no es sencillo: a la creciente y peligrosa xenofobia se une las difíciles condiciones sociales para grandes capas de la sociedad.

Zadie Smith, Dientes blancos

Sin duda una de las autoras jóvenes más importantes que han surgido en la literatura anglosajona en los últimos años, Zadie Smith asombró a la crítica cuando, a los veintidós años, publicó esta excepcional primera novela, una obra donde registró las grandezas y miserias humanas con un ojo observador, distante y lleno de ironía.

Situado en un barrio londinense de inmigrantes, el inmenso fresco humano que dibuja la autora tiene como epicentro las familias de Archie Jones y Samad Iqbal, dos ex combatientes de la Segunda Guerra Mundial que vuelven a encontrarse después de treinta años sin verse. Archie está casado con una jamaicana exuberante que ha perdido los dientes frontales, y Samad con Alsana, bengalí como él, y con las ideas muy claras. Uno trabaja en un taller de manipulación de papel y el otro, de camarero en un restaurante, pero su mayor problema no ha sido la guerra, ni la falta de dinero, ni el hecho de estar casados con mujeres jóvenes de carácter endemoniado. La prueba más dura que les ha deparado la vida es la relación con sus hijos. Éstos se rebelan contra el racismo británico, contra su propia clase social, incluso contra sus orígenes, su historia y su barrio.

Courbett Magazine

La revuelta de la clase obrera

Muchos analistas se han sorprendido de que muchas personas de clase obrera hayan apoyado el Brexit. Lo cierto es que muchas personas obreras llevan décadas sintiéndose abandonadas por el sistema y han votado «en contra de las élites». Para entender esta «criminalización» a la que se ha sometido a la clase obrera en Inglaterra (se puede aplicar aquí), nada mejor que leer este libro:

Owen Jones, Chavs. La demonización de la clase obrera

En la Gran Bretaña actual, la clase trabajadora se ha convertido en objeto de miedo y escarnio. Los medios de comunicación y los políticos los desechan por irresponsables, delincuentes e ignorantes. De hecho, los han estereotipado en una sola palabra cargada de odio: «chavs».

En este estudio, Owen Jones analiza cómo la clase trabajadora ha pasado de ser «la clase de la tierra» a la «escoria de la tierra». Desvelando la ignorancia y el prejuicio, retrata una realidad mucho más compleja: los llaman «chavs» para evitar resolver los problemas económicos y sociales. Este libro es una crítica irrefutable de los medios de comunicación y de la clase dirigente, y un retrato esclarecedor e inquietante de la desigualdad y el odio de clases en la Gran Bretaña actual.

Courbett Magazine

El Maquiavelo británico

Finalmente, no podemos olvidar el papel de Dominic Cummings, apodado el «Maquiavelo» británico, un experto en comunicación y estrategia electoral que orquestó toda la campaña a favor del Brexit (no siempre con mecanismos éticos). Ninguna campaña volverá a ser lo mismo. Beneditch Cumberbatch lo interpretó en una película sobre su intervención en la campaña: «Brexit. The Uncivil War».

Sobre Courbett

COURBETT es una revista online sobre Libros, Arte, Cultura y Diseño con una mirada muy internacional.

CONTACTO

contacto@courbettmagazine.com

Más artículos
El extraordinario y misterioso mundo imaginario de Beatriz Martín Vidal

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies