Celsius Pictor y los animales fascinantes

Abro el libro y me encuentro a dos simpáticos cangrejos, pero con patas metálicas, pinzas afiladas y unas cuantas tuercas. “Los cangrejos de mar siempre llevan puesta una armadura”, explica el texto. “No se la quitan ni para irse a dormir ni para bañarse. Si lo hicieran, se quedarían con el estómago y el corazón al aire. La coraza es su piel. Con semejante blindaje, deberían reírse de los parásitos, pero ningún sistema de defensa resulta inexpugnable”. Giro un par de páginas más y me encuentro con una especie de cueva que hace de nido (¡pero con farolas!). Hay engranajes y poleas, hormigas mecánicas que transportan huevos y, en medio de la imagen, una inmensa larva turquesa que duerme plácidamente. “Phengaris rebeli es una preciosa mariposa de alas azules que revolotea de flor en flor a la caza de néctar, sin meterse con nadie. Su aspecto inofensivo hace imposible sospechar que oculte un pasado oscuro y, sin embargo, durante su alocada juventud comete una de las estafas más atrevidas dentro del mundo natural…”

Todas estas imágenes y textos asombrosos pertenecen a Los devoradores de mente“, de la editorial Thule con texto de David Blanco Laserna y Celsius Pictor. Se trata de una obra fascinante para pequeños, jóvenes y no tan jóvenes sobre algunas de las criaturas más peligrosas de la naturaleza. Son “diecinueve seres tan odiosos como fascinantes” capaces de transformar a sus víctimas en auténticos muertos vivientes. ¡Aviso! “por el camino puedes perder medio cuerpo, ser devorado por larvas o ver cómo un crustáceo se come tu lengua y ocupa su lugar”.

En otro artículo hemos entrevistado a su autor, David Blanco (podéis leer la entrevista aquí), pero en este artículo queremos destacar la obra del ilustrador y diseñador gráfico Celsius Pictor, del cual somos unos auténticos admiradores aquí en Courbett.

El año pasado le dedicamos un extenso artículo a su obra (lo podéis leer aquí) y, desde entonces, hemos estado siguiéndole la pista muy de cerca. Básicamente, porque Celsius sabe como pocos recrear el sabor steampunkt y vintage sin saturarlo ni forzarlo. Y lo consigue porque, a pesar del inmenso detallismo y de lo minucioso del trabajo de composición, sus obras son de una elegancia clásica y serena, sumamente estimulantes y poéticas. Hay muchos que apuestan por la técnica del collage con toques retro, pero Celsius es de los pocos que consigue que el resultado realmente te transporte al siglo XIX, a ese Londres lleno de brumas poblado por máquinas increíbles. A mí, personalmente, sus collages me recuerdan a los antiguos almanaques y tratados de mecánica victorianos, a Fritz Kahn y sus autómatas, y a los cuadros de Max Ernst. Y, aquí, viendo las criaturas que ha creado para “Los devoradores de mentes”, también me viene a la cabeza El Bosco y todas las criaturas surrealistas que pueblan “El jardín de las delicias“. Eso, y las Wunderkammer del Renacimiento, esos gabinetes de curiosidades que deleitaron a algunas cortes europeas.

Sigo ojeando el libro. Me encanta el pez mecánico con aletas de mariposa que pasea tranquilamente sobre un lecho de plantas marinas miestras expulsa gotas de acero. Miro un poco más de cerca: hay otro pez escondido, aunque para saber por qué tendréis que leer el libro. Unas cuantas páginas más allá hay un tiburón boreal, azul, marrón, gris y con rayas por todo el cuerpo, como si lo hubieran impreso en una imprenta antigua. Giro la página: un precioso gato mira a un ratón mecánico cuyas piezas están a punto de decomponerse.

Lo que más me gusta es que cada imagen esconde miles de imágenes a su vez, cada una con su propia historia. Es como un laberinto de narraciones que te va transportando a otros pequeños mundos, cada cual con sus ritmos y particularidades. La riqueza de la composición no se acaba nunca: cada pequeño detalle te cuenta cosas. Y hay más de un guiño de humor si los sabes encontrar.

Se nota que ha habido un trabajo importante detrás y me consta que Celsius se toma su trabajo muy en serio. Cada collage lleva horas de investigación para encontrar la imagen perfecta que mejor se adecúe al texto. Pero el resultado es espectacular. Simplemente, sorprendente.

[Artículo relacionado: El artista que crea gabinetes de curiosidades mecánicas y mágicas]

Courbett Magazine

Courbett Magazine es una revista digital y plataforma transmedia dedicada a la edición independiente, el diseño y la promoción del talento.

Más artículos
El extraordinario y misterioso mundo imaginario de Beatriz Martín Vidal

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies