Ilustración de Celsius Pictor
Ilustración steampunkt de Celsius Pictor

El artista que crea gabinetes de maravillas mecánicas y mágicas

Durante el Renacimiento aparecieron en algunas Cortes europeas unas habitaciones repletas de objetos sorprendentes y curiosos: artilugios variopintos, fósiles, restos arqueológicos y animales disecados. Se las denominó “Kunstkammer” o “Wunderkammer”, los gabinetes de curiosidades o  las “cámaras de maravillas”, y tan famosas llegaron a ser que, a mediados del siglo XVI, el coleccionista holandés Hubert Goltzius enumeraba 968 colecciones de este estilo en Europa. Sólo en Ámsterdam hubo casi cien entre 1600 y 1740.

Todas seguían las tres reglas que Gabriel Kalternackt, una suerte de asesor de Christian I de Sajonia, fijó allá por 1587: toda “Wunderkammer” había de incluir primero esculturas y pinturas, después curiosidades nacionales y extranjeras y, en tercer lugar, “cuernos, patas, plumas y cualquier otro resto de animales extraños y curiosos”.

En el fondo, todo giraba alrededor de la fascinación por descubrir lo asombroso, raro, exquisito, incluso fantasioso y, casi siempre, grotesco. Era una exploración de lo desconocido, fuese real o ficticio: una “Wunderkammer” podía incluir un cocodrilo disecado o restos de lo que se consideraba un unicornio o un dragón.

Cabe recordar que, por aquellos siglos, la creencia por criaturas fantásticas de leyenda estaba extendida y perfectamente asumida, incluso por personas que se dedicaban a la ciencia. Por ejemplo, el naturalista italiano Ulisse Aldrovandi, también llamado Aldrovandus, del cual se decía que tenía el gabinete de curiosidades más impresionante de Europa con más de 18.000 especímenes,  escribió un libro en 1658, titulado “Monstrorum historia”, historia de los monstruos, en donde describía, con auténtico detalle y supuesto rigor, a toda clase de seres imaginarios como si existiesen de verdad. Incluso explicaba donde vivían.

Ilustración de Celsius Pictor

Le pregunto a Celso Martínez, aka “Celsius Pictor”, si el origen de sus “Animales mecánicos” tiene algo que ver con estos gabinetes antiguos y me contesta riendo: “La verdad es que todo empezó por ahí, como un juego en un taller de Pep Carrió que iba sobre esos Gabinetes”.

Fue en el 2012 y, con lo que había aprendido, aprovechó que tenía que quedarse en Madrid en agosto para comenzar unos collages que cambiarían completamente el estilo que tenía hasta entonces.

Lo primero que creó fue un pájaro y luego siguieron un conjunto de animales articulados, de estilo steampunk y mucho sabor victoriano, que mezclan las imágenes de bestiarios medievales o de libros antiguos de zoología con máquinas que encuentra en libros antiguos, del siglo XIX o principios del XX.

Ilustración de Celsius Pictor

Así comenzó “Monsterkompendium”, un proyecto de una elegancia sublime, con un detallismo embriagador y una composición brillante, en donde desarrolla un “mundo utópico natural donde especies animales coexisten y se complementan con mecánica”.

En teoría, es un mundo que descubre Lord Philip Polkar, primer Lord de la casa de Bridebridge, y los seres que enumera e inventaría son los especímenes que va hallando. Pero no hay una búsqueda de lo grotesco y extravagante, como hubiese hecho un medievalista, sino una idea de armonía, de equilibrio y asombro. No se busca lo zafio o burdo, sino que se descubre la belleza en máquinas que tendrían que haber sido horrorosas.

  • De entre tus animales mecánicos, ¿cuál te gusta más? –le pregunto.
  • La verdad es que el caracol, que fue de los primeros, es el que levanta más pasiones y yo le tengo cariño pero creo que los tres primeros (el caracol, los gorriones y el corzo) son mis preferidos por lo que significaron de descubrimiento de estilo.
Ilustración de Celsius Pictor
Ilustración de Celsius Pictor

A partir de ese momento, no hubo vuelta atrás. Celsius se especializó en la técnica del collage, pero con un estilo elegante y depurado, que realmente rezuma el sabor distinguido de antaño.

“Generalmente hago composiciones muy minuciosas a manera de collage” –me comenta–, “colocando y componiendo a veces recortes minúsculos de imágenes que escaneo o saco de libros antiguos. Tengo archivos que pasan de las 200 capas de detalles. Pero desde hace un año y pico he ido dibujando algunas partes e introduciendo mis propios dibujos como parte del collage, e incluso he llegado a crear digitalmente algunas ilustraciones enteras intentando que no se note qué es grabado decimonónico y qué es dibujo digital”.

Desde orígenes muy humildes

Es más que interesante ver la evolución de este ilustrador gallego nacido en 1978. “Me crié en una familia humilde en una aldea pequeñita de Orense”, me explica, “así que mi acceso en la niñez a cualquier tipo de publicación ilustrada fue casi nula. Mi abuela trabajaba de asistenta en la ciudad y durante mucho tiempo me iba trayendo algunos de los dominicales de “El pequeño País” que tiraban en su trabajo los lunes. Me hice super fan del “Mott” de Azpiri y de la historias de Max hasta que apareció Dragon Ball en torno al 86 en la Televisión Gallega. Recuerdo haber tenido también algún cómic de Sergio Aragonés, muchos Mortadelos que me regaló mi tío y algún Super López que también me encantaba pero nunca fui de cómic”.

“Me encantaba la historia y leer”, prosigue, “y desde pequeño ya leía libros de aventuras como “Ivanhoe”, “Los Caballeros de Camelot” o los libros de “Julio Verne” y me dibujaba yo mismo las ilustraciones. Luego, con Dragon Ball, además de cambiarnos las fotocopias, recuerdo haber dibujado un cómic de una docena de páginas reinterpretando personajes de la serie de Toriyama pero con un argumento propio. Se lo dejé a alguien y se perdió”.

Ilustración de Celsius Pictor
Ilustración de Celsius Pictor
  • ¿Cuándo decidiste hacerte ilustrador?
  • No creo que fuese una decisión consciente, más bien un ansia de descubrir el mundo más allá de mi aldea. Me dejé llevar por una posibilidad y, con persistencia, aquí estamos. Pero no hubo un momento en que decidí ser ilustrador, porque al principio no sabía muy bien qué era eso. Dibujar era una de las cosas que sabía hacer bien y con los años una cosa llevó a la otra. Es un camino largo y duro, pero por el momento no me he quedado en la cuneta.

Celsius terminó sus estudios en el 98 y comenzó a trabajar en el mundo de la imagen en el 2006, como ilustrador y animador de cursos multimedia. Como en su Orense natal no había muchas oportunidades de desarrollar su carrera, se trasladó a Valencia y después a Madrid. Durante seis años fue Director de arte, centrándose en publicidad.

  • Trabajaste durante bastante tiempo en publicidad. ¿Qué te supuso este período en tu vida? ¿Qué aprendiste del mundo publicitario?
  • Creo que todo. Trabajar en un estudio, con gente que sabía mucho más que yo de casi todo, el trato con otras personas, la negociación, la mano izquierda… y, sobre todo, a desarrollar un gusto y una finura en los resultados, eso que se llama oficio y que sólo se consigue con el tiempo y la práctica. Me ayudó mucho a centrarme y pensar cómo y qué quería hacer. Desarrollé un ojo para la composición, tipografía, acabados… cosas que interioricé de manera inconsciente viendo el trabajo de otros compañeros y dejándome aconsejar. No sé cómo lo aprendí pero creo que me sirvió mucho más que si lo hubiese estudiado.
Ilustración de Celsius Pictor
Ilustración para la portada de «La profecía de las oscuras».

Admirando a El Bosco

Con semejante experiencia, en el 2012 decide establecerse como freelance y colaborar con estudios y agencias de España, Inglaterra o Estados Unidos. También ha participado en varias exposiciones colectivas e individuales y en el 2016 fue el organizador y comisario de “El Políptico de los Iluminados”, una muestra donde doce ilustradores de primer nivel homenajeaban a El Bosco en Madrid.

  • Me gusta mucho El Bosco, a quien considero un pre-ilustrador –me explica–. Pero también me interesan los dibujantes medievales, el arte románico, el trabajo de Max Ernst y muchos ilustradores del siglo XIX que voy descubriendo. Pero también el diseño de máquinas de Akira Toriyama o el universo de Fritz Kahn.
  • He leído que te gusta René Apallec (sensacional, sin duda): ¿qué es lo que más te gusta de su obra?
  • Me encanta la serie que creó con su “Gueules Cassées”, sobre los desastres de la Primera Guerra Mundial y su significado. Me encantaría hacer algo así referido a la Guerra Civil aquí, pero es que además tiene un lenguaje de collage paralelo, con grabados antiguos muy parecido al mío. En este hilo de usar y rehusar material antiguo no somos los únicos, también hay autores como Alejandra Acosta, Pablo Balzo, Federico Hurtado… cada uno con su propio lenguaje y personalidad.
Ilustración de Celsius Pictor
Ilustraciones para «Los difuntos» de Jorge Carrión.

“La gente a la que admiro es inacabable”, reconoce con humildad,  “porque siempre habrá gente que es o ha sido mejor que tú, más inteligente, más resolutiva, más ingeniosa…”. Y luego añade: “en general, cada vez que inicio un proyecto intento investigar un poco y voy descubriendo a gente increíble”.

Esta voluntad de indagar, de hallar, de rescatar tesoros del olvido se repite una y otra vez. Es una curiosidad insaciable que define su personalidad. “Me gusta mucho investigarlo todo”, me explica, “soy muy curioso, así que todo lo que implique conocer algo en profundidad me apasiona. La historia, la ciencia… viajar si ello implica conocer, no por el mero hecho de hacer turismo. Puedo ir a París un fin de semana y pasarme una mañana entera en un solo museo”.

Luego complementa: “desde pequeño  he ido coleccionando y recopilando curiosidades, libros antiguos, detalles curiosos y mil cosas que tengo en Madrid y en casa de mis padres, y todo ese mundo primitivo de mi niñez, de las casas abandonadas en el pueblo y mis lecturas clásicas”.

Ilustración de Celsius Pictor

A esta fascinación, se le une un claro interés por la mecánica. “Creo que todo ese interés viene porque de pequeño jugaba mucho con piezas mecánicas, pilas y bombillas, con mi Tente y porque debajo de mi casa pasaba la vía del tren y para mí los trenes son como bestias mitológicas. Me gusta mucho Da Vinci, pero sobre todo los inventores olvidados, como Tesla o Ángela Ruiz, la gallega que inventó el ebook en 1950. Hay muchos inventos que revolucionaron su época, pero si tengo que decirte uno de nuestro tiempo, para bien y para mal ha sido el ordenador personal”.

  • ¿Algún libro que te haya marcado especialmente?
  • Me gusta mucho el ensayo o la literatura fantástica/scifi. He tenido libros que me han marcado por ciclos: “El conde de Montecristo”, “Demian” de Hesse, “El tragaluz” o cualquiera de Álvaro Cunqueiro, que son deliciosos.
  • ¿Alguna afición más allá de la ilustración?
  • Me encanta cultivar, me flipa la naturaleza, ver crecer una vida vegetal y cuidarla en el camino. Tengo un minihuertito y creo que se subestima la naturaleza por encima de los animales.

Laberintos dentro de laberintos

Con un conjunto de influencias tan relevante y semejante pasión por descubrir nuevas referencias y marcarse el listón cada vez más alto, no es de extrañar que su obra tenga la altísima calidad que tiene.

Me fijo, por ejemplo, en uno de sus trabajos favoritos, un laberinto de vapor que ilustró para un curioso libro-juego colectivo de laberintos (“Exit”, editorial Pastel de Luna).

Ilustración de Celsius Pictor

Es un collage inspirada en el “Monsterkompendium Ilustrado” en donde un zorro debe internarse en un gran pez articulado, como Jonás en la ballena, atravesar los pasillos mecánicos poblados por esclavos del trabajo que no saben que lo son y salir sano y salvo por el otro extremo del laberinto.

Me fascina el nivel de detallismo, la capacidad de ensamblar en una sola imagen miles de pequeños universos diferenciados pero perfectamente imbricados. Es como si cada parte tuviese vida propia, su propia historia, y pudieras pasarte horas y horas simplemente intentando descubrir los más pequeños elementos que componen semejante animal articulado.

Ilustración de Celsius Pictor
Ilustración de Celsius Pictor
Ilustración de Celsius Pictor

Y luego está la pura calidad estética, delicada y sublime, nítida y diáfana a pesar de la cantidad de elementos, profundamente elegante. Volvemos al concepto de armonía que Celsius quiere capturar en cada imagen: en manos de cualquier otro, semejante composición sería una cacofonía horrorosa, chillona, agobiante y saturada; aquí, sin embargo, reina un equilibrio perfecto. Es una sinfonía perfectamente orquestada, una coreografía inteligente que invita a bucear en un mundo fantástico.

Celsius cree que toda buena ilustración ha de transmitir un mensaje y aquí, desde luego, nos explica en una sola imagen, millones de pequeños mundos. Hay más de un laberinto en esta composición. Cada una con  un ritmo narrativo propio. Cada una con guiños de humor si los sabes encontrar.

De difuntos y curiosidades

En la misma línea elegante y detallista, increíblemente compleja, están sus trabajos editoriales. Buceo, por ejemplo, en las ilustraciones que Celsius hizo para “Los difuntos” de Jorge Carrión (Artistas Martínez Editorial), una historia híbrida de steampunk, western y filosofía en que un hombre se materializa desnudo en un callejón de Nueva York y es vendido como esclavo y forzado a alimentar con una pala la caldera de un edificio en forma de elefante gigantesco. Allí comenzará a urdir su peculiar estrategia de liberación colectiva rodeado de un variopinto séquito de guerrilleros.

Para “Los difuntos”, Celsius realizó diez collages con imágenes de la revolución industrial, enciclopedias victorianas y materiales de viejos catálogos de pedidos por correo, con la intención de introducir al lector en un mundo mecánico imaginario del siglo pasado.

Ilustración de Celsius Pictor
Ilustración de Celsius Pictor

Una cosa que sorprende al principio es que los personajes los tenga que crear el lector; las imágenes tan sólo acompañan, insinúan, dan pistas y ofrecen un contexto. Pero es mejor así: la narración es de tal viveza descriptiva, que haber propuesto una definición cerrada de los protagonistas hubiese restado poder a la imaginación.

Además, las imágenes ofrecen la compañía perfecta. Acompañan pero no desvirtúan, complementan pero no distraen. Crean el enmarque perfecto para un mundo distópico repleto de animales articulados y androides vintage.

Lo mismo sucede con las ilustraciones para “Curiosidade”, el primer libro de la poeta gallega Estíbaliz Espinosa (Aira Editorial). Siendo sincera, incluso me gustan más. El libro, el primero de la colección “Fina Rey” dedicada exclusivamente a la publicación de poesía escrita por mujeres, refleja las preocupaciones de la autora: la relación entre los humanos y el cosmos, entre lo universal y microscópico, los caprichos matemáticos de la naturaleza y la curiosidad innata que durante siglos se ha considerado algo reprensible en una mujer.

Celsius realizó el diseño editorial de la colección y también un collage para “Curiosidade”, dos más para ilustrar el texto y varias ilustraciones puntuales.

Ilustración de Celsius Pictor

Me fascina la portada, uno de los mejores ejemplos de la fusión de todas sus influencias, de lo medieval a lo steampunk. La explicación de la simbología, encima, es sensacional: “la portada”, explica Celsius, “reúne las ideas del libro en el retrato de una cosmonauta que porta una estrella, inspirada en el corazón de una manzana. Es algo vasto reflejado en algo pequeño. El destello en el casco de la cosmonauta es parte del mensaje que fue lanzado al espacio en el interior de la nave Pioneer 10 en 1983. En la parte posterior, un grupo de personas curiosas mira el cielo como en una puesta de sol sin pensar en la belleza matemática que oculta el evento”. Insisto: sensacional.

Croquetas y vinos

Tengo que reconocer que la primera vez que vi una ilustración de Celsius Pictor fue en un vino. Estaba buscando un tinto y me decanté por la botella de Cariñena de “Viñas Altas” por el packaging: original y divertido y diferente con esas aves mecánicas. Me hace gracia conocer la historia que hay detrás de la idea: resulta que en la zona de Cariñena hay un viento del norte, el cierzo, frío y seco, que hace que el vino tenga tanta personalidad. Con el viento, Celsius Pictor pensó en pájaros, en aves mecánicas que sólo se mueven si interactúan con el cierzo. El proyecto ganó la medalla de oro de los Vertex Awards en 2015 y una de bronce de los Laus en 2017.

Ilustración de Celsius Pictor
Ilustración de Celsius Pictor

En la misma línea está el trabajo para “Ana’s Croquetas”, una compañía de tapas de Londres que ofrece croquetas gourmet para empresas y particulares. El packaging tenía que reflejar la visión tradicional de la cocina española, pero con una estética moderna y cosmopolita. El resultado es impresionante.

Celsius creó cuatro ilustraciones que representan los diferentes sabores, los cuatro insertados en un rombo que aglutina las piezas. Todas tiene un sabor tradicional, artesanal, de alta gama.

Ilustración de Celsius Pictor
Ilustración de Celsius Pictor

Podríamos seguir hablando hasta el infinito. Celsius Pictor hace poco colaboró con “Founders Original” para ilustrar sus latas de cocktail y también ha ilustrado una novela de Vicente María Feijoo ambientada en el siglo XIV y escrita en el XVIII sobre el desaparecido castillo de la villa de Allariz (“fue genial reconstruir la pequeña villa inspirándome en la Crónica de Núremberg, un libro de 1493”). Sus ilustraciones también ilustran una línea de cerámica (que se pueden adquirir aquí).  Además, “quiero  continuar un par de proyectos personales que tengo parados hace tiempo  entre ellos sacar una barja de póker con mis diseños”.

Desde aquí, nos encantará seguir disfrutando con este universo compositivo tan elegante y complejo.

Para conocer más sobre Celsius Pictor, podéis visitar su página web (celsiuspictor.net) y su Instagram. Las cerámicas se pueden adquirir en https://celsiuspictorshop.bigcartel.com .

Sobre Courbett

COURBETT es una revista online sobre Libros, Arte, Cultura y Diseño con una mirada muy internacional.

CONTACTO

contacto@courbettmagazine.com

Más artículos
La luz, según Ray Metzker

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies