Islas japonesas de pino y la búsqueda del suicidio

En 2004, una poetisa alemana, Marion Poschmann, lograba notoriedad pública y aplauso de la crítica con su colección de poemas “Grund zu Schafen”, que Google traduce, no sé si correctamente, por “Razón para ovejas”. Un año después, Poschmann volvía a sorprender con la novela “Schwarzweissroman” (Novela en blanco y negro) en donde, una vez más, destacaban las que iban a ser sus grandes señas de identidad: la observación paciente y aguda de la naturaleza, la sensibilidad extrema y exquisita, la fuerza poética de cada frase, la filosofía asociada a los cambios cíclicos de los paisajes y la relación entre poesía, la literatura en sentido amplio, y el mundo natural.

Sobre todo, la obra de esta alemana nacida en Essen en 1969 pero afincada en Berlín destaca por su mirada aguda, contemplativa y reflexiva sobre todo aquello que nos rodea. Sirva de ejemplo uno de sus poemas donde se preguntaba: “¿Qué podemos ver cuando observamos la luna en una noche sin luna?” Y, más que llegar a una conclusión tajante, vuelve a qüestionarse: “¿Es una luna del lenguaje, de la conciencia?”.

Portada de "Las islas de los pinos" de Marion Poschmann (Hoja de Lata).

Con semejante mirada poética, tan sublime y expresiva, no es de extrañar que un viaje a Japón –país espiritual donde los halla, con una reverencia religiosa a la naturaleza– la marcase de tal manera que necesitó plasmar sus experiencias sensoriales en un poemario (“Paisajes prestados”, 2016) y en una novela breve, publicada en el 2017 y titulada en alemán “Die Kieferninseln”. Una novela por la cual Marion Poschmann fue finalista del Premio Alemán del Libro en 2017 y que, recientemente, ha sido seleccionada para el prestigioso Man Booker Internacional. Aquí nos la ha traído la exquisita Hoja de Lata con el nombre “Las islas de los pinos” y una traducción de Santiago Martín Arnedo.

Marion Poschmann estuvo tres meses en Kioto y suponemos que se debió empapar de los poemas en forma de haiku del poeta Basho, el más famoso del período Edo (siglo XVII) y, para algunos críticos, el mejor de la historia del país (o, al menos, el más conocido de Occidente). Y lo suponemos porque estos poemas tienen en la novela un protagonismo crucial, como hilo que hilvana el destino de unas almas perdidas.

No es de extrañar la fascinación por el poeta. Imagínense recorrer los paisajes más hermosos de Japón disfrutando de joyas como “En la rama seca/ un cuervo aguarda/ otoño un amanecer”. O “Este camino/ nadie ya lo recorre/ salvo el crepúsculo”.

Por paisaje de fondo para nuestra imaginación pongamos las remotas “Islas de los Pinos”, un archipiélago en la bahía de Matsushima, cerca de la ciudad de Sendai y a dos hora de Tokio, que está considerado el paraje más bonito de Japón. Un paraje idílico que invita a la serenidad, la reflexión, la meditación, contemplación y comunicación espiritual con montañas escarpadas, valles profundos y páramos solitarios rodeados por ríos, volcanes y fuentes termales.

Dicen que durante el otoño el paisaje de las “Islas de los Pinos” ofrece uno de los festines cromáticos más espectaculares del mundo, con una pirotecnia de hojas en verde, amarillo, naranja y violeta que ha dejado sin habla al más sensible de los poetas. Se comenta que incluso al poeta Basho, al llegar al archipiélago, la belleza del lugar le embargó hasta tal punto que sólo pudo exclamar tres breves interjeccines para plasmar su emoción: “¡Matsushima! /¡Oh, Matsushima! / ¡Matsushima!”.

Ver las Islas de los Pinos también moverá al protagonista de la novela de Marion Poschmann. En el libro, Gilbert Silvester es un profesor universitario, adicto al café y a la cultura de Occidente, bastante menos contemplativa que la oriental, que se dedica profesionalmente a investigar el imagionario de las barbas en la historia del cine. Un buen día, tras tener un sueño en el que su mujer le engañaba, decide dejar atrás su vida y poner tierra de por medio. Impulsivamente, tomará el primer avión disponible, rumbo a Japón, y allí descubrirá los elegantes versos de Basho y su pasión por las Islas de los Pinos.

Comenzará entonces una suerte de peregrinaje para contemplar la puesta de sol en tan recóndito y bello lugar. Pero no será un camino solitario, ni tampoco con rumbo fijo. Gilbert Silvester conocerá a Yosa Tamagotchi, un curioso estudiante que porta el “Manual completo del suicidio” y que busca el lugar ideal para acabar con su vida. Así comenzará un recorrido para auxiliar al estrafalario estudiante, al mismo tiempo que Gilbert deberá debatir con sus fantasmas internos.

Lo que podría haber sido una trama excesivamente forzada, poco creíble y rocambolesca, se torna en manos de Marion Poschman en una narración lírica y sublime, poliédrica y jovial, con reflexiones profundas y toques de humor inteligentemente esparcidos. Es la disección de dos personajes que se enfrentan a sus propios fracasos frente a una sociedad en que todo el mundo parece ser feliz, o al menos tener una vida rica y substancial. Es un análisis de la soledad y del valor de la amistad. Sobre todo, es un canto poético a una naturaleza serena y plácida que incita a la contemplación de uno mismo.

Y luego está el propio estilo narrativo, maravillosamente escueto, evocador y poético, como si se construyera con versos largos de uno de esos haikus que nos legó el gran poeta Basho. La novela “Las islas de los pinos” es como el archipiélago recóndito del Japón menos conocido: un festín para los sentidos.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre Courbett

COURBETT es una revista online sobre Libros, Arte, Cultura y Diseño con una mirada muy internacional.

CONTACTO

contacto@courbettmagazine.com

Más artículos
La poderosa inteligencia de Margarita García Robayo en “Primera persona”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies