Libros sobre Londres: viaje literario por una ciudad llena de historia

Ya tenéis disponible una nueva entrega de nuestro podcast Sin Algoritmo. En este episodio os hemos propuesto un viaje literario por Londres: una selección de libros para viajar a esta ciudad llena de historia.

Los libros para entender Londres

El libro para conocer realmente la historia de Londres con todo lujo de detalles es Londres. Una biografía, de Peter Ackroyd, que publicó en castellano Edhasa con traducción de Carmen Font. Es un trabajo asombroso y monumental (1.007 páginas), minucioso y perfectamente documentado que seduce y atrapa desde la primera página. Un perfecto ejemplo de la alta divulgación inglesa.

El Londres que aquí aparece es un Londres caótico y violento, una metrópolis dominada por la violencia, las plagas y por ese horroroso incendio de 1.666 que destrozó más de 13.000 viviendas y destruyó edificios tan emblemáticos como la Catedral de San Pablo, el Ayuntamiento y hasta los cuatro puentes que tenía la ciudad.

Otro libro que os recomiendo encarecidamente –si habláis inglés– es una de las primeras guías de Londres: la escribió en 1598 un tal John Stow, un anticuario que por aquel entonces tenía 70 años. Se llama The Survey of London y la podéis leer online totalmente gratis en Gutenberg.org. El libro es una auténtica delicia: te va explicando barrio a barrio cómo era el Londres de la época de Isabel I y todas las costumbres de la época, de la comida hasta los deportes.

Otra maravilla –ésta vez sí en castellano– es “Lobas. la vida de cuatro grandes reinas medievales“, de Helen Castor, que nos trajo Ático de Libros con una magnífica traducción de Cristina Riera, María del Carmen Boy y Alba Pellicer. Es un libro interesantísimo sobre la vida de cuatro grandes reinas medievales que conquistaron el poder y lo ejercieron contra todo pronóstico: Leonor de Aquitania, Matilde de Inglaterra, Isabel de Francia y Margarita de Anjou. Cuatro mujeres que sacudieron los cimientos de la política de Inglaterra y que ejercieron de soberanas en un momento en que era inconcebible que una mujer disfrutara del poder. Tan sólo en circunstancias más que excepcionales se les permitía; básicamente, cuando no quedaba otra. Pero ellas aprovecharon las mínimas ventanas de oportunidad que se les brindó para dar un paso al frene y reclamar lo que les pertenecía por derecho.

El libro destaca por muchos motivos. El primero es que está estupendamente documentado, repleto de detalles. Segundo: está escrito con gran maestría. Además, recrea a la perfección el carácter humano de las cuatro mujeres: sus luchas internas, sus dudas, todo el acopio de fuerza que requirieron.

Otro libro esencial para conocer el Londres de antaño –y que desgraciadamente se cita poquísimo– son los Diarios de Samuel Pepys, escritos en el siglo XVII y que aquí nos trajo la editorial Renacimiento con una magnífica traducción de Norah Lacoste y Victoria León Varela. Son unos diarios extraordinarios: fueron escogidos por el diario The Guardian como una de las cien mejores obras de la historia y como el mejor diario de toda la literatura inglesa.

El autor, el tal Samuel Pepys, era un tipo fascinante: de la baja nobleza rural, estudió en Cambridge, entró a trabajar para el gobierno británico y luego fue empleado en el Almirantazgo, donde llegó a ocupar cargos importantísimos. De hecho, fue uno de los principales responsables de la supremacía naval de Inglaterra.

El diario está escrito entre enero de 1660 y mayo de 1669, y habla tanto de su vida íntima, sobre todo sexual, como del Gobierno, los acontecimientos históricos y del Londres de la época. Tenemos aquí cómo eran las calles, sus comercios y también las costumbres y, sobre todo, las manías de la época. El tal Pepys, desde luego, era un hombre que, aparte de su serio trabajo como alto funcionario, disfrutaba en sus ratos libres del vino y de las mujeres y de las tabernas. Vivió también un momento clave en la historia de Inglaterra: el momento en que, después de una brevísima república que no gustó a nadie, se volvió a establecer la monarquía. Pepys vivió el Londres del Gran Incendio y también de la Plaga Bubónica. Y también la Inglaterra que comienza a beber té: los diarios de Pepys son la primera referencia escrita al nuevo brebaje.

Siguiendo con libros de la historia de Londres, no os podéis perder los de la época de los Tudor, por supuesto.

Si no lo habéis leído aún, os recomiendo En la corte del lobo, de Hilary Mantel, que nos trajo Destino con una preciosa traducción de José Manuel Álvarez Flórez. La novela está basada en el período entre 1500 y 1535, en plena época de Enrique VIII. De hecho, narra el rápido ascenso del poder de Thomas Cromwell, un tipo fascinante aunque sin escrúpulos. Primero fue la mano derecha del todopoderoso cardenal Wolsey (principal consejero del rey Enrique VIII). Luego, cuando Wolsey cayó, él sobrevivió y, a pesar de que había perdido el favor real, recuperó la confianza del monarca y acabó siendo uno de sus ministros más poderosos. De hecho, fue una pieza clave en el divorcio de Enrique VIII con Catalina de Aragón y su posterior matrimonio con Ana Bolena, con toda la reforma protestante que sigue.

El tal Cromwell no es que haya tenido una excesiva buena prensa, pero aquí sale retratado como un auténtico genio político, encantador aunque fanfarrón. Un perfecto sobornador, con una delicada habilidad para manipular los hechos y todos a su alrededor.

Lo mejor, sin duda, del libro es que está increíblemente bien documentado y aún mejor escrito. Hilary Mantel estuvo cinco años documentándose y escribiendo el libro. Pero sus esfuerzos valieron la pena: “En la corte del lobo” ganó el ultra prestigioso premio Man Booker 2009. Y lo tenía más que merecido: el libro es un desfile de deseos, ambiciones y pasiones desenfrenadas, un auténtico espectáculo sobre lo que es posible la depredación humana.

Otra novela relacionada con este período histórico es El castillo de Windsor, de William Harrison Ainsworth, que nos recuperó hace poquito Ático de Libros con traducción de Joan Eloi Roca.

Es una auténtica delicia que narra lo que ocurre en el castillo de Windsor en los tiempos de Enrique VIII cuando éste comienza sus planes para deshacerse de su esposa Catalina de Aragón y casarse con Ana Bolena. Pero –y aquí está la gracia del libro– a la historia se suma un fantasma que merodea desde hace generaciones por el bosque que rodea al castillo. Hay, por tanto, una original mezcla de historia real y fantasia, una narración fresca con bastantes anécdotas de por medio.

Damos un salto en el tiempo hasta el 20 de junio de 1837, la fecha en que Victoria de Kent fue coronada como Reina de Inglaterra. El período victoriano es, probablemente, el más famoso de la historia del Reino Unido y aquí os dejo los libros que ayudan a entenderlo.

El primero, sin duda, es la biografía de la Reina Victoria, de Lytton Strachey, que aquí nos han traído varias editoriales (mi edición favorita es la de Renacimiento). Personalmente, considero que es una de las mejores biografías de la historia y una de las grandes obra de la literatura inglesa. Además, os tengo que decir que Lytton Strachey era amigo personal de Virginia Woolf. De hecho, se sabe que Virginia Woolf estuvo enamorada de él e incluso estuvo a punto de casarse con él.

Pero más allá de estas anécdotas personales, Lytton Strachey tenía una prosa elegantísima y, además, se propuso cambiar por completo el género de las biografías. Hasta entonces, éstas eran simples panegíricos, puras alabanzas sin sentido crítico. Y él quiso transformarlas en obras ecuánimes, incluso llenas de comentarios ácidos e inteligentes y de observaciones muy agudas.

Aquí se atrevió a desacralizar a la mismísima reina Victoria y nos presenta a la mujer que había detrás del título de soberana. La Victoria de Lytton Strachey es una mujer que quería hacer bien las cosas, pero que muchas veces dudaba, que no siempre sabía qué decisión tomar. Fue una mujer que se crió sola, aislada y que buscó toda la vida protección en hombres poderosos, desde Lord Merlbourne hasta el príncipe Alberto.

Desde luego, leyendo el libro sientes la soledad de la reina y la enorme y pesada carga que representaba reinar. Nos explica sus aciertos, pero también los errores que cometió, que fueron muchos al principio de su reinado. En conjunto, Lytton Strachey nos ofrece con una elegancia exquisita el rostro humano de una soberana clave en la historia.

Otro libro imprescindible es Un viaje al Londres victoriano“, una recopilación de textos realizada por Mabel Salido para la editorial Edinexus. Es un libro que lees y relees y tienes ganas de volver a leer. Aparte, es un regalo perfecto para todos los enamorados de temas británicos. Más al detalle, es un conjunto de textos de Charles Dickens, Henry James, Edward Walford, Blanchard Jerrold y otros tantos, acompañados de dibujos de Gustave Doré o reproducciones de los libros de Whistler. Una joya.

Otra auténtica preciosidad es Cuentos de detectives victorianos, que nos trajo la editorial Alba con una selección de Ana Useros y la traducción de Catalina Martínez Muñoz. Son veintiséis piezas que muestran la evolución del género desde sus orígenes. Aquí tenemos, por supuesto, a Conan Doyle, pero también a Dickens y a Collins. Obviamente, sale Sherlock Holmes, pero también historias escritas por una mujer, Ellen Wood. Y, sobre todo, tenemos la historia de “Una cámara secreta”, escrita en 1837 por William E. Burton y que está considerada la primera del género.

Por cierto, si sois, como yo, adictos a las aventuras de Sherlock Holmes, os recuerdo que se publicó hace unos años, en el 2017, una maravillosa edición conmemorativa de los 125 años de la primera publicación de Holmes con las ilustraciones originales de Sidney Paget.

Otro libro que no os podéis perder es Damas Oscuras. Cuentos de fantasmas de escritoras victorianas eminentes (Impedimenta). Porque si algo fascinó a los victorianos eso fueron la atracción por lo oculto, por lo tenebroso y lo sobrenatural, por la muerte y, sobre todo, por los fantasmas. Y en este volumen se reúnen veinte historias de autoras como Charlotte Brontë, Elizabeth Gaskell o Willa Carther. Tenemos casas encantadas, historias que se suponen son reales, ausencia de violencia física, pero continuo terror psicológico y muchos espíritus que vagan todavía por el reino de los vivos. Hay versión e-book.

En otro registro totalmente distinto, no os podéis perder El agente secreto, de Joseph Conrad, publicado originalmente en 1907. Es un libro que se centra en el señor Verloc y su trabajo como espía. Aquí sale el anarquismo, el espionaje internacional, el terrorismo global y hay un intento de los rusos para poner una bomba en el observatorio de Greenwich. Si os gustan las novelas de espías, ésta es desde luego una de las mejores.

Otro libro: La gente del abismo, de Jack London, que nos recuperó Gatopardo con traducción de Javier Calvo. Jack London, el autor de Colmillo Blanco, llegó a Londres en 1902 para escribir un reportaje sobre los barrios bajos y pasó varios meses disfrazado de vagabundo con el fin de penetrar en las zonas más pobres, lugares donde se hacinaban miles de personas en condiciones infrahumanas. Hay versión e-book.

Por último, no os podéis perder ¡El autor, el autor!, de David Lodge, que nos trajo Anagrama con traducción de Jaime Zulaika. Es una preciosidad de novela, además de sumamente divertida, un ejemplo perfecto del ácido y sarcástico humor inglés.

El libro narra los últimos días de la Inglaterra Victoriana y allí, en Londres, está el escritor americano Henry James, un autor muy respetado pero al cual comienzan a obsesionar las pocas ventas de sus libros y decide, por ello, dedicarse al teatro en un intento desesperado por conseguir fama y dinero. Al mismo tiempo, su amigo George de Maurier, ilustrador de la revista satírica Punch, comienza a escribir una novela que se convertirá en una auténtica sensación. A partir de los destinos entrelazados de estos dos hombres, David Lodge teje una novela magistral, una verdadera hazaña literaria.

Courbett Magazine

Courbett Magazine es una revista digital y plataforma transmedia dedicada a la edición independiente, el diseño y la promoción del talento.

Más artículos
Nella Larsen
La escritora desaparecida del Harlem del jazz

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies