Leer a Homero en el siglo XXI

En el último capítulo de Sin Algoritmo hemos viajado a la Antigua Grecia, a esa Grecia de Homero, de la Ilíada y la Odisea. Tenéis aquí el link a Ivoox:

Partimos de una simple pregunta: ¿por qué leer a Homero en el siglo XXI? Y no es una cuestión baladí. Porque normalmente, cuando hablamos de estos clásicos de referencia, caemos en estereotipos y clichés variopintos: que si son obras básicas, que si son las verdaderas piedras angulares de los clásicos posteriores. Y es verdad, sin duda.

Pero hay algo más: ¿por qué leerlos ahora? La respuesta es muy sencilla: hay que leerlos porque, a pesar de todos los siglos transcurridos, son las obras que más y mejor nos ayudan a comprender el mundo en que vivimos. Los clásicos son verdaderamente clásicos cuando son imperecederos, cuando su mensaje resuena pasados los miles de años.

Es decir, son los que más nos ayudan a conocer nuestros sentimientos e impulsos, temores y pesares. Cuando Aquiles sufre por la muerte de Patroclo, su mejor amigo, nos podemos poner en su pellejo. Cuando Príamo llora cuando ruega a Aquiles que le devuelva el cadáver de su hijo entendemos el dolor desgarrador de un padre. Porque hay sentimientos humanos que son universales.

Ahora bien, es cierto que leer los clásicos no siempre es fácil (tampoco es tan difícil, pero es cierto que requiere un mínimo esfuerzo). Ayuda, sin duda, tener una buena edición y, sobre todo, una cuidada traducción. También ayuda tener unas coordenadas básicas antes de ponerse a leer, un contexto somero que nos ayude a situarnos.

En el podcast de Sin Algoritmo os hemos intentado ofrecer estas líneas básicas. Escuchándolo, sabréis que hay discusiones sobre si existió o no Homero (hay teorías para todos los gustos) y cómo era esa Grecia del siglo VIII aC, que es cuando –se supone– se compusieron la Ilíada y la Odisea.

En el podcast también os resumimos la Ilíada y la Odisea y os recomendamos una serie de libros recientes que os ayudarán a contextualizar/ampliar/entender a unos cuantos personajes. Aquí os dejamos los títulos de los libros de los cuales hablamos y una breve explicación de cada uno de ellos.

Iliada“, de Homero

"Iliada", de Homero.

La Iliada se centra en el último año de la guerra de Troya. La guerra duró diez años y Homero se centra en el último. De hecho, sólo habla de cuatro o cinco días de la guerra, pero con referencias al pasado te acaba hablando de toda la guerra (y también te desvela lo que pasará pasados esos cuatro días).

Muy resumidamente, llevamos ya 9 años de guerra y tenemos dos bandos: aqueos (nombre muy antiguo de los griegos) y troyanos. Los aqueos han saqueado una ciudad, Crise, aliada de Troya y se han llevado un gran botín, entre el que se encuentran mujeres raptadas. Agamenón, caudillo de los aqueos, se ha quedado con la bella Criseida. Aquiles, el más feroz y temido guerrero aqueo, se ha quedado con Briseida.

Criseida es hija del sacerdote Crises, sacerdote de Apolo. Éste ofrece un rescate por su hija, pero Agamenón se niega a aceptarlo. Entonces el sacerdote pide ayuda a Apolo y el dios envía una plaga al campamento aqueo. Muchos aqueos mueren y Agamenón le pregunta a un adivino qué debe hacer. El adivino le recomienda que devuelva a Criseida y Agamenón, a regañadientes, acepta.

Pero –y ahí está la clave de todo– para compensar esta pérdida Agamenón decide arrebatar a Aquiles su parte del botín. Es decir, se queda con la esclava Briseida. Y Aquiles se enfada enormemente (es la famosa cólera de Aquiles).

De hecho, se cabrea tanto que Aquiles se larga del campo de batalla y dice que no lucha más. Pero es más: Aquiles consigue que su madre, la diosa Tetis, convenza a Zeus de que ayude a los troyanos. De ahí que los troyanos comiencen a ganar, a pesar de que los aqueos luchan con valor.

Aquiles, preocupado por lo que está pasando pero demasiado orgulloso como para volver a la batalla, accede a que su gran amigo Patroclo tome su armadura y luche en la batalla. Y así lo hace, pero Patroclo muerte. El troyano Héctor lo mata pensando que es Aquiles.

“Aquiles lamenta la muerte de Patroclo”, Nikolai Ge (1855). Museo Nacional Bielorruso de Arte, Minsk.

Aquiles, roto por el dolor y la rabia, decide vengarse. Hace las paces con Agamenón y vuelve al campo de batalla. Mata a todos los troyanos que se ponen en su camino y finalmente da muerte a Héctor en un dramático duelo. Aquiles, no contento con haberlo matado, atará el cuerpo de Héctor a su carromato y lo arrastrará hasta el campamento aqueo, donde someterá el cuerpo a vejaciones.

“Héctor y Aquiles”, Rubens.

Pero los dioses deciden entonces que Héctor merece un entierro digo y escoltan a su padre, Príamo, hasta el campamento aqueo. Príamo implora a Aquiles que le devuelva el cuerpo y éste acepta. La Ilíada acaba con el funeral de Héctor (aunque Homero se encarga de que sepamos más: sabemos que Aquiles finalmente morirá y que Troya acabará ardiendo).

La canción de Aquiles“, de Madeleine Miller

Novelas históricas sobre Antigua Grecia: "La canción de Aquiles", de Madeline Miller.

Siempre se ha dicho que la Ilíada es un poema sobre Aquiles y que Aquiles es el guerrero por excelencia, un hombre del cual se decía que tenía un corazón de león, pero que también era cruel y sanguinario. Sobre todo, era un personaje obsesionado con su propia gloria.

Sin embargo, en los últimos años se ha intentado rescatar a Aquiles de esta imagen tan acartonada. Porque también hay un Aquiles más humano: un hombre que adora a Patroclo y que también siente cierta compasión por su esclava, Briseida.

Hay una novela reciente, de hecho, que ayudó bastante a humanizar a Aquiles. Es “La canción de Aquiles“, de Madeleine Miller y la publicó SUMA editorial con traducción de José Miguel Pallarés SanMiguel.

Madeline Miller transforma a Aquiles en una suerte de héroe romántico. Porque si en la Iliada teníamos a un bruto arrogante que clamaba sangre y venganza incluso después de muerto, aquí tenemos a un hombre bastante más agradable.

La novela está narrada desde el punto de vista de Patroclo, un joven que se ha de exiliar a la corte de Peleo, padre de Aquiles. Allí los dos jóvenes crecerán juntos y Patroclo se enamorará de Aquiles. Ambos mantendrán una íntima historia de amor que, sin embargo, está condenada al fracaso. Y ambos lo saben.

"Las troyanas", de Eurípides. La Guerra de Troya desde el punto de vista de las mujeres.

Las troyanas“, de Eurípides

Una obra que debió representarse en el 415 aC y que narra el fatídico destino (absolutamente horrendo) de las mujeres que recibieron el cadáver de Héctor: su madre (Hécuba), su mujer (Andrómaca), su hermana (Casandra) y su cuñada (Helena). La tragedia se cernirá sobre estas mujeres: una madre verá como sus hijas serán degolladas, una esposa perderá a su marido y acabará yaciendo con el hijo del asesino de su difunto esposo y un nieto será asesinado mientras la ciudad de Troya arde.

Mejores novelas históricas de la Antigua Grecia: "El silencio de las mujeres", de Pat Barker (Siruela), sobre la guerra de Troya narrada por las mujeres.

El silencio de las mujeres“, de Pat Barker

Mucho más reciente, pero también centrada en las mujeres de Troya, tenéis una espléndida novela: “El silencio de las mujeres”, de Pat Barker, que Siruela publicó el año pasado con traducción de Carlos Jiménez.

La escritora británica Pat Barker volvió a la Iliada para narrar esta guerra desde el punto de vista de las mujeres. Y denuncia así lo que siempre ha sido una realidad, pero no por ello deja de ser un crimen: la violación masiva como arma de guerra. Aquí tenemos esa violencia que no ha cesado en años, los traumas de aquellas mujeres que vieron arder Troya y de cuyo destino casi nadie se acordó.

Odisea“, de Homero

"Odisea", de Homero.

El otro gran héroe de Homero es Ulysses (también llamado Odiseo). Aquí narra las peripecias que sufrió desde que salió de Troya hasta que logró regresar a su patria, a Itaca. Diez años transcurrieron, diez años llenos de intrigas, suspenso y aventuras varias. De hecho, leyéndola hoy en día, sorprende la modernidad del texto: está llena de recursos de la imaginación y fantasía que pueblan nuestros relatos contemporáneos (hay monstruos, fantasmas, hechiceras, historias de amor y de celos).

Homero nos presenta al principio a un Ulysses muerto de tristeza por no poder volver a su patria. Por un giro del destino sus barcos han acabado en la isla de la ninfa Calipso, que los tiene presos porque se ha enamorado de él. Entonces, los dioses se apiadan de él y de sus hombres y ordenan a Calipso que los deje marchar. Pero hasta llegar a Itaca tendrá que sufrir mil y una adversidades: se enfrentará a lotófagos, cíclopes, lestrigones, los temidos monstruos marinos Caribdis y Escila y al canto mágico de las sirenas. Incluso sus compañeros serán convertidos en cerdos por la hechicera Circe y Ulysses sufrirá lo indecible para revertir el hechizo.

Circe“, de Madeline Miller

"Circe", de Madeline Miller. Mejores novelas históricas sobre la Grecia Antigua.

En el palacio de Helios, dios del sol y el más poderoso de los titanes, nace una niña. Pero Circe es una niña rara: carece de los poderes de su padre y de la agresiva capacidad de seducción de su madre. Cuando acude al mundo de los mortales en busca de compañía, descubre que sí posee un poder, el poder de la brujería, con el que puede transformar a sus rivales en monstruos y amenazar a los mismísimos dioses.

Temeroso, Zeus la destierra a una isla desierta, donde Circe perfecciona sus oscuras artes, doma bestias salvajes y se va topando con numerosas figuras célebres de la mitología griega: desde el Minotauro a Dédalo y su desventurado hijo Ícaro, la asesina Medea y, por supuesto, el astuto Odiseo.

Pero también la acecha el peligro, y Circe concita, sin saberlo, la ira tanto de los humanos como de los dioses, por lo que acaba teniendo que enfrentarse con uno de los olímpicos más imponentes y vengativos. Para proteger aquello que ama, Circe deberá hacer acopio de todas sus fuerzas y decidir, de una vez por todas, si pertenece al mundo en el que ha nacido o al mundo mortal que ha llegado a amar.

Repleta de personajes de una intensidad inolvidable, con un estilo cautivador y un suspense apasionante, “Circe” es todo un logro narrativo, una embriagadora épica de las rivalidades familiares, las intrigas palaciegas, el amor y la pérdida, así como una celebración de una fuerza femenina indómita en un mundo de hombres.

“Una Odisea. Un padre, un hijo, una epopeya”, de Daniel Mendelsohn.

"Una Odisea. Un padre, un hijo, una epopeya", de Daniel Mendelsohn.

Una auténtica preciosidad. Un relato muy emotivo sobre la relación entre un padre y un hijo a través de la “Odisea” de Homero.

Cuando a sus 81 años, el viejo Jay Mendelsohn decide inscribirse en el seminario sobre La Odisea que imparte su hijo en la universidad, no se imaginaba la aventura emocional e intelectual en la que ambos estaban a punto de embarcarse. Para Jay, un científico jubilado que veía el mundo con los ojos de un rígido matemático, la vuelta a las aulas supuso su última oportunidad para conocer uno de los grandes clásicos de la literatura que siempre se le había resistido, pero, sobre todo, la última oportunidad para entender a su hijo, prestigioso escritor, amante de los clásicos y homosexual.

Daniel Mendelsohn puso por escrito este viaje épico e intelectual en un libro que mezcla erudición y humor, anécdotas mezcladas con inteligentísimas reflexiones literarias y observaciones agudas del poema homérico.

“El silbido del arquero”, de Irene Vallejo

"El silbido del arquero", de Irene Vallejo.

Novela de aventuras, novela de guerra, de exilio y de amor, “El silbido del arquero” es un viaje a los mitos de un pasado que aún ilumina nuestro presente. Cuando Eneas, huido del saqueo de Troya con su hijo y algunos hombres, naufraga en la costa africana, ante las playas de la ciudad de Cartago, su suerte queda en manos de la reina Elisa. Héroe vagabundo y derrotado, una misteriosa profecía le señala como fundador de la venidera civilización romana. Siglos después, en un tiempo circular y envolvente, el poeta Virgilio tendrá que recrear, por encargo del emperador Augusto, esa aventura inicial y las glorias pasadas del Imperio ya victorioso, que oculta abismos de miseria y codicia tras sus fastuosos mármoles. En un singular juego entre la Historia y la leyenda, “El silbido del arquero” atrapa el reflejo de nuestros conflictos contemporáneos y la semilla de temas que nunca dejarán de fascinarnos: la sombra del poder sobre la libertad individual; el dilema de un hombre que, al derrumbarse su mundo, se debate entre reconstruir las ruinas o arriesgarse a levantar algo nuevo; las dificultades de una mujer poderosa en un universo de hombres y sus deseos de ser madre cuando su tiempo se acaba; la mirada de una adolescente sobre la convulsa vida adulta; la violencia, la piedad, el hado o la suerte… Tejida con las voces de unos personajes legendarios y, a la vez, intensamente vivos, la novela es un homenaje al arte de contar historias y al valor eterno del mito.

“El laberinto junto al mar”, de Zbigniew Herbert

"El laberinto junto al mar", de Zbigniew Herbert (editorial Acantilado).

Una mezcla entre diario de viajes, narraciones históricas y reflexiones sobre el Arte de la Antigua Grecia, “El laberinto junto al mar” nos desvela a un autor humanista, viajero culto y de sensibilidad sublime. La obra reúne siete ensayos, de una belleza narrativa exquisita, donde el poeta va mezclando la descripción de lugares, recuerdos de vivencias personales, comentarios eruditos, opiniones, reacciones y juicios sobre obras de Arte. Partimos a Creta, damos un paseo por los paisajes griegos (Epidauro, Micenas, Delfos, Esparta y Olimpia), visitamos la Acrópolis y acabamos visitando Roma. En conjunto, “El laberinto junto al mar” rezuma belleza y amenidad. Es un libro que contagia la fascinación por la cultura de la Grecia clásica.

“Loxandra”, de María Iordanidu

"Loxandra", de Maria Iordanidu (editorial Acantilado).

Loxandra—una mujer de carácter, indiscreta y rezongona, pero también protectora, generosa y tierna—vive en la bulliciosa y extraordinaria Constantinopla finisecular, cohabitada por griegos, turcos y muchas otras etnias. Trasunto de las heroínas que pueblan las comedias clásicas, Loxandra no sólo lleva las riendas de su propia vida sino que es también el alma de su familia, con la ayuda, claro está, de la virgen de Baluklí. Y así, los matrimonios, los duelos, las tristes despedidas en el puerto de la ciudad, los alegres y sabrosos festines de reencuentro o las mudanzas marcan el ritmo de su vida. Crónica de una familia y de una época, esta vitalista y hermosa novela de María Iordanidu—inspirada en la vida de su abuela—nos transporta a una ciudad dominada por la música, los sabores y los colores, y evoca la frágil felicidad que truncó la guerra.

“Lo poco que sé de Glafcos Zrasakis”, de Vasilis Vasilicós

"Lo poco que sé de Glafcos Zrasakis", de Vasilis Vasilicós.

El escritor más famoso de Grecia ha desaparecido. Presumiblemente, lo han devorado los mismos aborígenes antropófagos de Papúa-Nueva Guinea a los que había ido a estudiar. Con este punto de partida, el biógrafo de Glafcos Zrasakis inicia una inquietante búsqueda que nos llevará a conocer todas las etapas fundamentales de la vida del novelista: su niñez, su experiencia en la segunda guerra mundial y la ocupación alemana, la guerra civil que seguirá, la dictadura de los Coroneles y el exilio forzoso. Lo poco que sé de Glafcos Zrasakis combina la intriga y el dinamismo de una novela de espías de la Guerra Fría con la luz y los olores del Mediterráneo, la lucidez de las reflexiones del exiliado y la angustia del escritor que se enfrenta por primera vez a una página en blanco. Una aguda sátira narrada con el humor y la imprevisibilidad de Vasilis Vasilicós.

El Levante”, de Mircea Catarescu

"El Levante", Mirea Cartarescu (Editorial Impedimenta).

Mircea Cartarescu comenzó a escribir «El Levante» en 1987, cuando era un amargado profesor en una escuela de barrio en Bucarest. Recién casado y con una hija pequeña, escribía en la cocina, en su máquina de escribir Erika, sobre un mantel de hule; con una mano tecleaba y con la otra mecía el cochecito de la niña. Concluyó la obra pocos meses antes de la caída del comunismo, sin soñar siquiera con la posibilidad de publicarla. El resultado fue uno de los experimentos poéticos más fascinantes escritos jamás: una epopeya heroico-cómica, que es también una aventura a través de la historia de la literatura rumana, que sigue la técnica utilizada por James Joyce en el capítulo del Ulises «Los bueyes del sol». Pero no hace falta conocer la literatura rumana para disfrutar como un niño de las aventuras del poeta Manoil, de Zotalis, de la bella Zenaida, del temible Yogurta, de los piratas y ladrones que pululan por las aguas del Mediterráneo, y de acompañarles en su propia Odisea, plagada de batallas, amores y deserciones. Un delicioso escenario bizantino donde se confunden realidad y ficción, y un cautivador relato que invita a una lectura gozosa, pueril, inolvidable.

Courbett Magazine

Courbett Magazine es una revista digital y plataforma transmedia dedicada a la edición independiente, el diseño y la promoción del talento.

Más artículos
Octubre en libros

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies