Courbett Magazine Revista de Arte, Cultura y Diseño

Segunda gran lista de recomendación de libros. Siguiendo nuestra tradición, los hemos agrupado en varios capítulos.

 

Sección “Si no las has leído aún, empieza por estas maravillas”

 

Santiago Lorenzo, Los asquerosos, Blackie Books.

Lo destacamos en la lista de octubre dentro de la sección de “libros que pasarán a la historia como clásicos”. Y no, no es una exageración. Estamos delante de una obra extraordinaria. Es original, divertida, tortuosa, inteligente, rabiosamente inteligente. Manuel acuchilla a un policía antidisturbios que quería pegarle. Huye. Se esconde en una aldea abandonada. Sobrevive de libros Austral, vegetales de los alrededores y una pequeña compra en el Lidl que le envía su tío. Y se da cuenta de que cuanto menos tiene, menos necesita. Un thriller estático, una versión de Robinson Crusoe ambientada en la España vacía, una redefinición del concepto «austeridad». Una historia que nos hace plantearnos si los únicos sanos son los que saben que esta sociedad está enferma. Santiago Lorenzo ha escrito su novela más rabiosamente política, lírica y hermosa. Una obra de arte.

 

Jesmyn Ward, La canción de los vivos y los muertos. Sexto Piso. Traducción de Francisco González López.

Por esta novela, galardonada con el prestigiosísimo National Book Award, Jesmyn Ward fue comparada con William Faulkner y Toni Morrison. Ahí es nada. Pero la comparación es más que afortunada: ésta es una novela rotunda, contundente, durísima, que retrata sin florituras el conflicto racial en Estados Unidos y también disecciona los problemas de una familia rota y desestructurada, con fantasmas del pasado. Jojo, de trece años, y un hermana menor Kayla viven con sus abuelos negros en una granja en la costa del Golfo de Misisipi. Ven tan sólo esporádicamente a su madre, Leonie, una mujer atormentada que tiene visiones de su hermano, Given, asesinado cuando era adolescente. Un buen día, el padre de los niños, un hombre blanco, va a salir de prisión y Leonie insiste en ir a recogerlo con los niños. Así comienza un viaje que será, en realidad, un proceso de aprendizaje.

 

Eduardo Halfon, Biblioteca bizarra, Jekyll & Jill. 

Leed este libro y cualquier libro que haya escrito Halfon, una de las voces más interesantes, portentosas y prometedoras de Centroamérica. Todos son una maravilla, con una prosa elegante, ágil, sin artificio innecesario, sin adjetivos sobrantes. Son, sobre todo, libros inteligentes, poderosos, repletos de referencias literarias. En “Biblioteca bizarra”, Halfon reúne seis crónicas literarias y personales donde trata sobre su relación con su país de nacimiento, con el lenguaje, con los libros. Una auténtica delicia.

 

Fernanda Trías, La azotea. Tránsito editorial.

No nos vamos a cansar de recomendar esta maravilla. Porque, simplemente, es extraordinaria. Es un portentoso recorrido psicológico, ágil, grotesco y kafkiano, sobre amenazas, miedos, violencia y dependencia. El mundo de Clara se reduce a una casa donde la llave de la puerta está echada y las ventanas están cubiertas con mantas. Clara vive atrincherada con su padre, su hija y un canario enjaulado. Está atrapada en un delirio emocional, presa de su pasado y de sus miedos, convencida de que el mundo exterior es la feroz amenaza de la que debe proteger a su familia. Un libro sensacional de una editorial que promete muchísimo.

 

Käthe Kollwitz, Diarios 1908-1943. Hermida editorial. Traducción de José Rafael Hernández Arias. 

Un libro extraordinario, con una edición cuidadísima. Considerada una de las artistas alemanas más populares del siglo XX,y una de las más destacadas del expresionismo abstracto, Käthe Kollwitz tuvo una vida complicada. Escribir sus diarios le ayudó a salir adelante en medio de una vida difícil y jalonada de desgracias, como la muerte de un hijo y de su marido y su progresivo deterioro físico y mental. Es una lectura absorbente.

 

 

Sección “libros extraordinarios escritos por mujeres”.

 

Alexandria Marzano-Lesnevich, Nada más real que un cuerpo. Libros del Asteroide. Traducción de Flora Casa. 

Durísima, absorbente, adictiva, inquietante, una auténtica sacudida literaria que te hace replantearte muchas cosas y que demuestra lo frágil que es la barrera entre lo real y la pura conjetura. En este debut literario la autora mezcla una historia real de asesinato con su propia (y durísima) historia.

Alexandria Marzano-Lesnevich es una joven estudiante de derecho que trabaja en un despacho especializado en representar a condenados a muerte cuando oye hablar de uno de sus clientes, Ricky Langley, un pedófilo convicto y confeso. Hasta entonces había estado en contra de la pena de muerte, pero en ese momento sus convicciones empiezan a tambalearse.

Asombrada por su reacción, se verá obligada a afrontar los duros recuerdos de su niñez. A medida que investiga sobre el caso Langley, su familiaridad con algunos de los hechos la llena de desasosiego y la lleva a desenterrar los oscuros secretos familiares que están condicionando su percepción del mismo.

 

Kaye Gibbons, Ellen Foster. Las afueras editorial. Traducción de María José Rodellar. 

“Cuando era pequeña pensaba en cómo matar a mi padre”. Así empieza esta novela memorable que no dejará indiferente a nadie. Ellen es una niña de once años, inteligente y con una determinación fuera de lo común, que ha de hacer frente a la exclusión, el racismo y la violencia en el Sur de los Estados Unidos. Aunque el libro no no sólo se centra en los aspectos más trágicos y negativos, sino también es un canto al amor y a la amistad. Una obra preciosa, con un gran lirismo y humanismo.

 

Elizabeth Hardwick, Noches insomnes. Navona editorial. 

Hardwick fue una mujer impresionante (crítica literaria implacable, fundadora de la New York Review of Books, considerada la Biblia de la intelectualidad neoyorquina). EN “Noches Insomnes” tenemos el mayor ejemplo de talento y genio: es un mosaico, un caleidoscopio más bien, de recuerdos, reflexiones literarias, retratos, cartas y sueños. Es una mezcla insinuante entre hechos verídicos y ficciones, escritos con una prosa portentosa. Un libro sobrio, elegante, original, de una de las mejores prosistas de Estados Unidos de los últimos cincuenta años.

 

 

Sección “libros que se convertirán en clásicos contemporáneos”

 

Kopano Matlwa, Florescencia. Alpha Decay. Traducción de Magdalena Palmer. 

Brutal, una novela brutal. Portentosa, durísima, valiente, imprescindible. Desde que era niña, Masechaba sueña con hacerse médico y salvar vidas. En una joven Sudáfrica que no ha cerrado en absoluto las heridas de su pasado, la medicina le parece una vía ideal para contribuir a apaciguar el sufrimiento de una sociedad todavía xenófoba, machista y supersticiosa. Pero a la vez que trata de aliviar el dolor ajeno —trabajando en un hospital con pocos recursos y enfrentándose a diario con las penurias del sistema público de salud, que muchas veces pondrá a prueba su vocación— Masechaba tiene que lidiar con sus propios demonios: los fuertes dolores de menstruación y la vergüenza asociada a la misma, el duelo por el suicidio de su hermano y las presiones de una madre profundamente religiosa y reaccionaria que trata de alejarla de su única amiga, Nyasha, una combativa chica de Zimbabue que hará abrir los ojos a Masechaba sobre la creciente tensión xenófoba que acarrean los ecos del apartheid.

 

Mia Couto, Trilogía de Mozambique. Alfaguara. 

“La vida se crea como una cuerda, dice la madre. Hay que trenzarla hasta que los hilos entre los dedos dejen de distinguirse”. Así comienza esta obra monumental, ambiciosa, de uno de los escritores contemporáneos más importantes de África. Es la historia de la ambición y la perdición del emperador Ngungunyane, soberano del Estado de Gaza, en Mozambique. Es también la historia de Imani, una joven de etnia vachopi que nace a mediados del siglo XIX, hija de las cenizas de sus hermanas y de una familia de soldados nguni. Cuando las tierras de los vachopi son invadidas por el emperador Ngungunyane, sus habitantes se alían con la monarquía portuguesa y este territorio se convierte en la nueva colonia de Goroa. Y esta también es la historia del exilio del sargento Germano de Melo, soldado republicano que hará de Imani su intérprete, y cuyo amor provocará un conflicto diplomático, político y tribal: el Estado de Gaza acabará derrotado en 1895 por los portugueses, su rey será deportado a las Azores y la leyenda narra que de él y de su imperio solo quedó una caja llena de arena.

 

Rosario Ferré, Papeles de Pandora. La navaja suiza. 

Original, singular, apasionante. Una mujer planea una venganza fabricando réplicas exactas de sus sobrinas, una sirvienta asiste al desmoronamiento de la familia a la que atiende, una bailarina se opone a los planes que tienen para ella su marido y su familia, una prostituta y una mujer de clase alta se enfrentan por la herencia de un hombre al que ambas amaron. Estos y algunos otros personajes subversivos transitan por Papeles de Pandora, la ópera prima de Rosario Ferré, que supuso un hito en la literatura puertorriqueña y dio lugar al nacimiento de la literatura feminista en su país.

 

 

Sección “estamos contando los segundos para tenerlos entre las manos”

 

Manuel Vázquez Montalbán, Galíndez. Anagrama. 

Reedición de esta obra maestra, publicada inicialmente en 1990 y galardonada en su día con el Premio Nacional de Narrativa y el Premio Europeo de Literatura. Dicho de otro modo: Montalbán en estado puro. Es un libro formidable, trepidante, ambicioso, pionero en muchos aspectos cuando apareció y que encima ayudó a catapultar al escritor y a consagrarlo definitivamente como uno de los mejores novelistas de su época. Es una mezcla perfecta de novela política y thriller, con toques históricos del exilio español tras la guerra civil e inmersiones en el submundo de los servicios de inteligencia.

El libro trata de la desaparición, en verano de 1956, en Nueva York, de Jesús Galíndez, representante del Gobierno vasco en el exilio ante el Departamento de Estado norteamericano. Fue secuestrado, torturado y asesinado, y todas las sospechas apuntaron a la mano negra del dictador de la República Dominicana Rafael Leónidas Trujillo. ¿Era un agente encubierto para los servicios secretos estadounidenses? ¿Qué explica su pasado de este personaje ambiguo? Montalbán logró dar forma a un complejo rompecabezas, e inmortalizó a un personaje complejo, contradictorio, huidizo y lleno de matices de quien no se sabe al principio si es un héroe o un villano.

 

Caroline Lamarche, La memoria del aire. Editorial Tránsito. Traducido por Raquel Vicedo.

“Anoche, en sueños, bajaba por un barranco poniendo en riesgo mi vida y, al fondo, me topaba con una muerta. (…) Estaba muerta, sí, tenía mi edad, de eso estoy segura, y sin embargo se parecía a la que yo era hace más de veinte años, como si hubiera estado en letargo desde entonces, como si hubiera pasado todo este tiempo muriéndome”. Así, a pura quemarropa, comienza esta obra hipnótica y durísima, estremecedora, simplemente brutal, en donde la autora explora la violencia sin titubeos ni cortapisas. Es un cara a cara con una pesadilla que duró demasiado tiempo. El soñar consigo misma muerta abre una brecha hacia su propio pasado y así aflora, en un monólogo rotundo, desgarrador y directo, su relación durante siete años con un hombre depresivo e iracundo, la crueldad de los juegos amorosos que vivió con él y también la violencia que sufrió cuando escuchó de otro hombre: “si lloras, te mato”.

Es un testimonio directo, autobiográfico, de las continuas agresiones, de las inseguridades, de los miedos y también del sentimiento de culpa que muchas mujeres sienten cuando sufren brutalmente la violencia. Es la descripción de una sociedad y una cultura que llega a normalizar la violencia hacia las mujeres, que exige abnegación, puro estoicismo, a las víctimas. Es, en definitiva, un relato valiente, muy valiente, de una de las peores lacras de nuestra sociedad.

 

Auguste Villiers de l’Isle Adam, Axel. Wunderkammer. Traducción de Manuel Serrat Crespo. 

Un clásico de la literatura francesa de fin de siècle, escrito en 1890 por uno de los mayor exponentes del simbolismo. Una obra que merecía ser rescatada del olvido (y, además, hacerlo con una edición tan exquisita como la que nos brinda siempre la editorial Wunderkammer). “Axel” da nombre al protagonista de este drama. Es un joven noble que vive retirado de la vida mundana en un castillo de la Selva Negra, instruido por maese Janus. Dos visitantes harán tambalear su existencia dedicada hasta entonces al mundo interior: el primero llega en busca de un tesoro perdido; la segunda, huida del convento la noche en que debía tomar los votos, le hará conocer el amor. Frente a esto, Axel, que rechaza imposiciones y limitaciones de todo signo, no se conformará más que con el Ideal, hasta el punto de elegir la muerte cuando se encuentra en el culmen de la felicidad humana. Más allá ya todo sería desencanto y, a la postre, traición a una postura existencial llevada a las últimas consecuencias.

 

Jonathan Littell, Una vieja historia. Galaxia Gutenberg. Traducción de Robert Juan-Cantavella. 

Littell vuelve a la carga. Con “Las benévolas”, Premio Goncourt en 2006, ofreció una auténtica sacudida literaria a través de la historia de un verdugo, alto mando de las SS. “Una vieja historia” es la primera novela que publica desde entonces y, nuevamente, no va a dejar indiferente a nadie. Es una historia de violencia y sexo. Bueno, son muchas historias de violencia y sexo; historias diferentes pero entrelazadas con la misma habitación de hotel, la misma familia, el mismo espejo. La identidad del narrador se transforma: hombre, mujer, hermafrodita, adulto, niño. Son todos diferentes, pero todos ayudan al escritor a explorar lo más bajo, lo más profundo, donde da miedo mirar. Es, en suma, una novela obsesiva, absorbente, absolutamente magistral en donde Littell nos vuelve a enfrentar a lo que no queremos ver. A lo que hubiésemos querido obviar.

 

Rick Bass, Invierno. Errata Naturae. Traducción de Silvia Moreno Parrada. 

En el valle del Yaak, en Montana, viven apenas treinta personas y un gran número de osos, lobos, coyotes, pumas, alces y otros animales acostumbrados al clima extremo. Hasta allí se trasladarán Rick Bass y su mujer y, desde el primer momento, se sienten a  irremediablemente atraídos por aquel paisaje agreste e indómito que está dando la bienvenida al frío invierno. Un invierno de más de treinta grados bajo cero al que tendrán que enfrentarse tan sólo con una lámpara de aceite, una motosierra y una chimenea.

En suma, éste es un libro lírico, bello, dulce como una melodía. Un portentoso retrato íntimo de paisajes y situaciones aparentemente triviales y sin ningún tipo de interés, pero que encierran una belleza serena y plácida. Una celebración de la soledad y una elegía de la naturaleza. Una mirada nítida, con una prosa elegantísima que rinde homenaje al silencio y a los misterios de la nieve. Una oda al invierno.

 

 

Sección “libros imprescindibles para entender el presente”

 

Eirikur Örn Norddahl, Illska. La maldad, Hoja de Lata. Traducción de Enrique Bernardez. 

El único defecto de este libro es que el nombre del escritor es dificilísimo de pronunciar. Por lo demás es una obra imprescindible para entender la Europa contemporánea (la América de Trump también podría entrar) y el ascenso de la extrema derecha. De hecho, es una de las mejores obras que he leído para entender el presente, porque no cae en análisis simplistas, ni en estereotipos facilones, ni en recetas mágicas que no llevan a ninguna parte. Hay críticas contundentes a los neonazis, por supuesto, y al activismo de la ultraderecha, pero también hay una crítica directa a cierto “pseuprogresismo” mal entendido que “lee a Zizek en las bibliotecas universitarias y sacuden la cabeza mientras escriben blogs”. En resumen: un libro esencial, aunque durísimo, que no deja excesivo margen para el optimismo.

 

John Steinbeck. El invierno de mi desazón. Nordica editorial. Traducción de Miguel Martínez-Lage.

Fue la última novela de Steinbeck. Escrita en 1961, un año antes de recibir el Nobel de Literatura, trata de la corrupción, del valor del dinero y de una Norteamérica que, en multitud de ocasiones, ha hecho la vista gorda ante prácticas poco éticas. El protagonista es Ethan Allen Hawley, un empleado de tienda, felizmente casado, con dos hijos, honrado, ético y acuciado por la falta de dinero. Vive en New Babytown, una pequeña localidad de la Costa Este de Estados Unidos, y trabaja para una tienda que ahora pertenece a un inmigrante siciliano, pero que hasta después de la guerra fue propiedad de la familia Hawley. En lo que parece una diatriba entre las fortunas logradas con trabajo y esfuerzo versus la que se hereda por lazos de sangre, Steinbeck traza una disquisición entre honradez y dinero y disecciona una sociedad que se mueve a través de chantajes y sobornos a pesar de la estricta moralidad que, aparentemente, parece reinar.

 

 

Sección “libros de elegancia refinada”

 

Amor Towles, Un caballero en Moscú, Salamandra. Traducción de Gemma Rovira Ortega. 

Refinada y exitosa, con perspicacia, ingenio y mucho humor, fue uno de los mayores éxitos literarios en Estados Unidos en 2017 (incluso Barack Obama lo eligió como uno de los libros que más le habían gustado ese año) y ya se prepara una adaptación televisiva con el mismísimo Kenneth Branagh como protagonista. Condenado al paredón por los bolcheviques en 1922, el conde Aleksandr Ilich Rostov elude su trágico final por un inusitado giro del destino. Gracias a un poema subversivo escrito diez años antes, el comité revolucionario conmuta la pena de muerte por un arresto domiciliario inaudito: el aristócrata deberá pasar el resto de sus días en el hotel Metropol, microcosmos de la sociedad rusa y máximo exponente de la opulencia y el envilecimiento que el nuevo régimen se ha propuesto erradicar. En resumen: una delicia.

 

Francine du Plessix Gray, Ellos. Errata naturae. Traducción de Ángeles de los Santos. 

La historia de la escritora, de su glamurosa (o supuestamente glamurosa) familia, y también un trozo de la historia de Europa, de las revoluciones en Rusia (la primera, en 1905, y la definitiva, en 1917), al establecimiento del leninismo y la tiranía bajo Stalin. También habla del exilio, del triunfo de los fascismos en Europa, el ascenso de Hitler al poder, la Segunda Guerra Mundial. Más tarde, narrará sus vivencias en Estados Unidos: un país donde triunfa el capitalismo a cualquier precio y se establece el triunfo implacable del consumismo, la obsesión por las apariencias y la fascinación por vidas ajenas encarnadas en las estrellas de Hollywood.

Francine du Plessix narra a Europa a través de su acaudalada, intelectual, y ciertamente excéntrica familia. Sobre todo de su madre, a quien analiza con la voluntad de entenderla y, sobre todo, de intentar perdonarla. Su madre, Tatiana Yákovleva du Plessix Liberman, fría y distante, llegó a ser la diseñadora de sombreros más famosa de Nueva York hasta que la contracultura de los sesenta eliminó el uso del sombrero por considerarlo elitista. En París conoció al poeta Vladimir Maiakovski, de quien se enamoró apasionadamente y con quien protagonizó un romance escandaloso. Pero decidió casarse con otro hombre, el vizconde Bertrand du Plessix y Maiakovski se pegó un tiro al cabo del tiempo, un desgraciado suceso que le generó un daño emocional que nunca pudo subsanar. Años más tarde, Plessix moriría en un accidente aéreo (su avión fue abatido por los nazis) y Tatiana conocería a Alexander Lieberman, un ambicioso artista hijo con quien se acabaría casándose. Después de la invasión nazi de París, la familia emigraría a Nueva York, donde Alexander dirigiría la revista “Vogue” y luego se hizo cargo de todo el imperio de revistas Conde Nast.

 

Francesca Sgorbati Bosi. A la mesa con los reyes. La cocina en tiempos de Luis XIV y Luis XV. Gatopardo ediciones. Traducción de Carlos Gumpert. 

Deliciosa obra, nunca mejor dicho. Es un relato inteligente y muy bien documentado del nacimiento de la gran cocina francesa en la época de Luis XIV y su corte. Y de cómo, más tarde, en el reinado de Luis XV, la alta cocina pasa a ser el centro de la cultura francesa, reflejo de las costumbres y la moralidad de la época y marcada por el gusto, el concepto del “buen gusto”, que entonces se pone de moda.

 

Mauro Armiño, Crímenes a la francesa. Una antología. Siruela. 

Una apasionante antología de relatos negro-criminales de la literatura francesa, escritos por algunos de los grandes nombres, de Mérimée a Gaston Leroux, de Balzac a Dumas. Un viaje al paso,  a la elegante época del fin de siècle y la Belle Époque, de la mano de detectives, criminales, policías y jueces.

 

George Meredith, Las tribulaciones de Richard Feverel, Ático de los Libros. Traducción de Claudia Casanova. 

Divertida, irónica, con diálogos ingeniosos. Tras perder a su mujer, Sir Austin Feverel se queda a cargo de su hijo, Richard. Para evitar que cometa los mismos errores que sus padres, Sir Austin diseña un sistema educativo con el cual está seguro de que Richard se convertirá en el héroe de su época, un hombre de estado.

La base de este sistema consiste en que Richard no tendrá contacto con el sexo femenino hasta que cumpla veintiún años. En consecuencia, Richard vive aislado en la abadía de Raynham. Pero el joven se enamora de la sobrina del granjero, Lucy, y traiciona el sistema de su padre. Lo que no sabe es que sus problemas solo acaban de comenzar. ¿Se arrepentirá Richard y volverá a rogar el amor de su padre? ¿Aceptarán a Lucy en su seno los Feverel? ¿Qué peligros insospechados acechan al héroe en el despiadado mundo exterior?

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies