Laberintos Piranesi

Nuestra selección de los mejores libros del 2019

Ahora que se acerca fin de año toca hacer balance y escoger los mejores libros del año. Puntualizamos: es nuestra lista particular y con toca seguridad nos dejamos fuera algún título que merece la pena. Pero es que somos humanos y no podemos leer todos los libros que se publican en un año (porque son miles). Así que ésta es «nuestra» lista de mejores libros; nuestros favoritos, vaya. ¡Comenzamos!

Courbett Magazine

Mejor novela del 2019

Para nosotros no hay duda: el mejor libro del año, el clarísimo ganador, es, sin duda, «Vivir abajo«, de Gustavo Faverón Patriau, publicado por editorial Candaya. Aunque hay dos contendientes más que también merecían estar en la lista de mejores libros del año.

"Vivir abajo", de Gustavo Faverón Patriau. Mejor libro del año 2019.

«Vivir abajo», de Gustavo Faverón Patriau

Editorial Candaya.

Excepcional. Sensacional. Fabulosa. Y no estamos exagerando un ápice. Gustavo Faverón Patriau (Lima, 1966) despliega en «Vivir abajo» un talento descomunal, superlativo. Si en su anterior novela, «El anticuario», ya nos dejó sin palabras, con ésta incluso se supera: es una novela total latinoamericana, con toques de Borges y mucho de Bolaño. Una novela de aventuras, un relato de horror, un misterio policial, una historia que es, en realidad, mil historias. Hay viajes al infierno en la mejor tradición dantesca, una exploración de la locura, mucho humor quijotesco, personajes locos, espías eruditos y venganzas equivocadas. Catacumbas, manicomios y cárceles. Personajes históricos y contemporáneos: del Che Guevara a Augusto Pinochet, de Werner Herzog a Alfredo Stroessner. Perú, América Latina, el mundo. Violencia política, terrorismo, xenofobia, migración, autoritarismo, dictadura, traumas y memoria colectiva. «Vivir abajo» es una lectura apasionada y elevada, intelectual y adictiva al mismo tiempo. El mejor libro que vais a leer en mucho tiempo. Una novela que debería ser de culto.

«Desierto sonoro», de Valeria Luiselli

Editorial Sexto Piso. Traducción de Daniel Saldaña y Valeria Luiselli.

Un matrimonio en crisis viaja en coche con sus dos hijos pequeños desde Nueva York hasta Arizona. Él busca los rastros de la última banda apache en rendirse al poder militar estadounidense; ella, documentar la diáspora de niños que llegan a la frontera sur del país en busca de asilo. Pero mientras atraviesan el vasto desierto y van comentando sus respectivos trabajos, sus hijos, en el asiento trasero, a su manera confunden la crisis migratoria con el genocidio de los pueblos originarios de Norteamérica. En su imaginación, estas historias se entremezclan, dando lugar a una nueva historia de una familia, un país y un continente. Un relato brillante, conmovedor, íntimo, rico y profundamente inteligente que, mientras describe esos horizontes desérticos, reflexiona sobre nuestras vidas y cómo construimos la historia en un mundo cada vez más deshumanizado.

«Dicen», de Susana Sánchez Aríns

Editorial DeConatus.

Una novela sorprendente, vanguardista, rompedora, aunque, en realidad, no es una novela. Tampoco es un ensayo; no se podría definir como narrativa corta. Porque es eso y mucho más. Es un mosaico de voces, una estructura radical, fragmentaria, original, a través de la cual la autora nos explica la historia oscura de un fascista en la España de la dictadura, de la represión franquista. «Dicen», el propio título, alude a un rumor, a un susurro, a una realidad que nadie quiere abordar en voz alta. Pero la autora se armó de valor y dio voz a muchas personas, sobre todo mujeres, que habían estado calladas durante demasiado tiempo. Porque «Dicen» es una historia que necesitaba ser contada. Porque pone fin al silencio. Porque es un grito contra la desmemoria.

«El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes», de Tatiana Tibuleac.

Editorial Impedimenta. Traducción de Marian Ochoa de Eribe

Aleksy aún recuerda el último verano que pasó con su madre. A pesar de que han transcurrido muchos años, es capaz de revivir aquellos días en aquel pueblecito vacacional francés. Siente rabia, rencor y también tristeza. ¿Cómo superar la desaparición de su hermana? ¿Cómo perdonar a la madre que lo rechazó? ¿Cómo enfrentarse a la enfermedad que la está consumiendo? «El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes» es una obra poderosa, humana, emotiva, cruel, cruda, pero hermosa. Una disección del resentimiento, de la impotencia, de la fragilidad de las relaciones maternofiliales. De la vida y la muerte. Del amor y el perdón.

«Las madres no», de Katixa Agirre

Transito editorial.

Una madre mata a sus gemelos. Otra, sin nombre, la verdadera protagonista de esta historia, está a punto de dar a luz. Es escritora, y se da cuenta de que conoce a la autora del infanticidio. Pide una excedencia pero no para criar, sino para crear. Para investigar ese crimen y descubrir lo que hay detrás. Y a partir de sus descubrimientos, y de sus experiencias como madre, Katixa Agirre traza una novela absorbente, mitad crónica, mitad ensayo, con toques de thriller y alusiones continuas a mujer que intentaron crear y ser madres al mismo tiempo, como Sylvia Plath y Doris Lessing. Con ellas, la autora nos plantea una pregunta difícil, hasta ahora tabú: ¿ser madre es una cárcel? No hay respuestas fáciles, ni el libro pretende darlas. Lo que sí que hace es hablar sin tapujos –y sin tabúes– de la maternidad, un tema manido pero que siempre se trata con estereotipos.

Courbett Magazine

Mejores novelas debut

Si este año 2019 ha destacado por algo es por la cantidad de excelentes novelas debut, es decir, primeras novelas, que han llegado a las librerías.

«Ama», de Jose Ignacio Carnero

Editorial Caballo de Troya.

«No es que todas las familias felices se parezcan las unas a las otras, sino que, como han estado tan ocupadas siendo felices, no han encontrado el momento de ponerse a escribir sobre sí mismas. Es el olvido, y no la felicidad, el que hace a esas familias iguales. Cuando la memoria se abandona, todos nos comenzamos a parecer mucho. Algo parecido se podría decir de las familias humildes: como han estado tan ocupadas trabajando, no han encontrado el momento de volver sobre sí mismas. Por eso, hay un momento en el que la memoria se diluye, y entonces resulta imposible reconstruir los recuerdos».

Así comienza «Ama», la novela debut de José Ignacio Carnero, un libro delicado y elegante que gira entorno a la madre del escritor, enferma de cáncer terminal. Una mujer humilde que trabajó de sirvienta para una familia pudiente para así asegurar el futuro de su único hijo. «Ama», de hecho, significa madre en vasco. También es una forma declinada del verbo amar. Porque el libro es una carta de agradecimiento, de amor puro, a una madre y a toda una generación, que «no eran modernos, no esnobs, ni farsantes como yo», pero que fueron los que realmente sacaron el país adelante.

«La brigada 22», de Emilio Gancedo

Editorial Pepitas de Calabaza

Original, sensible, emotiva, tierna, rebosante de humor y con una prosa espléndida, «La brigada 22», de Emilio Gancedo (León, 1977) es una fábula necesaria sobre la historia reciente de España o, más concretamente, sobre nuestra incapacidad para cerrar heridas. También es un retrato de la soledad, de la angustia, del hastío vital y del empecinamiento español. Muy resumidamente: Francisco Munera, un tipo gris y anodino que vive con su madre enferma, decide un buen día, que quiere publicar en la sección «Cartas al director» de un diario provincial. Este anhelo, unido a una serie de sorprendentes coincidencias, le llevará a descubrir la existencia insospechada de unas gentes ancladas en el pasado: una achacosa partida de maquis que, pese a los años transcurridos, continúa aferrada a unos ideales y a unos cuantos palmos de selva mediterránea. Y eso que sus integrantes no recuerdan cuánto tiempo llevan emboscados, aunque sí el porqué. Insisto: una novela debut extraordinaria.

«Nuestra piel muerta», de Natalia García Freire

Editorial «La navaja suiza».

Fascinante obra de narrativa poética –muy arriesgada, pero sobresaliente– sobre el recuerdo, el amor, el odio por los que se fueron. Sobre la locura, la enfermedad, la orfandad y la muerte. El regreso a casa de Lucas se convierte en una conversación con su padre, fallecido hace años, para darse cuenta de que todo lo que queda de aquella casa de su infancia se está desmoronando. En el jardín sólo hay malas hierbas, su madre fue enviada lejos hace tiempo y unos extraños han ocupado aquel hogar y se han hecho con todo los que les pertenecía, incluidas las mujeres que cuidaban a Lucas. Pero hay algo que no cambia: un pequeño universo, con vida propia, que sigue intacto. El de las moscas, arañas y otros invertebrados que siguen viviendo como si tal cosa. Y a través de estos artrópodos, Natalia García Freire reflexionará sobre cómo las pequeñas cosas, lo ínfimo realmente –un jardín, una araña, una picadura– evocan conceptos universales y profundos, casi divinos. «Nuestra piel muerta» es una narración valiente, con una gran maestría técnica, que se va tejiendo a través de una estructura poliédrica. Va atando cabos y, poco a poco, va recomponiendo una inmensa tela de araña con la que la autora nos conducirá magistralmente hacia un punto central. Allí se encierran preguntas y reflexiones difíciles sobre el mal, la enfermedad, la locura y la muerte. Una obra formidable.

«El lugar de la espera», de Sonia Hernández

Editorial El Acantilado

Una radiografía valiente sobre los jóvenes –y no tan jóvenes–, precarizados y frustrados de los que se dijo –y a los que se prometió– que serían «la generación mejor preparada de la historia». «El lugar de la espera» es una búsqueda vital, la falta de sentido de las expectativas, de las luchas por encontrar un destino que se aleja, se difumina y finalmente se esfuma.

Courbett Magazine

Mejor narrativa breve

En esta categoría destacamos «El trabajo de los ojos«, de Mercedes Halfón (Editorial Las Afueras), como lo más destacado, seguido muy de cerca por «Quiltras«, de Arelis Uribe.

«El trabajo de los ojos», de Mercedes Halfon

Editorial Las Afueras

«El trabajo de los ojos» es un trabajo inclasificable (¿memoria? ¿autoficción? ¿ensayo?) sobre la mirada, un libro hermoso, profundamente poético, elegante y con una prosa depurada. La escritora argentina Mercedes Halfon nos habla aquí de sus problemas de visión (de pequeña sufrió un agudo problema de estrabismo) y de cómo esta situación personal determinó su manera de ver y también su forma de entender. Construido a base de escenas breves, brevísimas algunas, la autora nos deleita con su particular autobiografía ocular y así, sus historias familiares se entremezclan con los recuerdos infantiles y éstos con la visión en la cultura universal. Una obra hipnótica.

«Quiltras», de Arelis Uribe

Editorial Tránsito

En Chile, un «quiltro» es un perro callejero. Y en este libro, las protagonistas podrían serlo. Son todas mujeres: pobres, mestizas, vagabundas. Niñas bisexualex, insurgentes, que habitan en barrios que no aparecen ni en los mapas. Viven donde nadie quiere mirar, donde nadie quiere vivir. Dejan de ser niñas, comienzan a ser mujeres en un mundo que sólo les depara decepción. Con una gran técnica, un estilo sencillo e increíblemente expresivo, combinando la brutalidad y la ternura, Arelis Uribe concedió un altavoz a mujeres que nunca habían podido alzar la voz.

«Nevada», de Claire Vaye Watkins

Editorial Malas Tierras

«Nevada» es un conjunto de diez relatos, de diez historias no conectadas entre sí más allá de compartir el paisaje familiar americano de fondo (seguramente, el gran protagonista del libro). Es increíble la minuciosidad con la que la autora es capaz de reconstruir esos parajes yermos, de arena y polvo, y también esa inconografía cultural asociada a «Nevada», al oeste americano: los casinos, los ranchos, los prostíbulos de carretera. En esos escenarios, Claire Watkins coloca a personajes en los límites vitales: una mujer que acaba de ser madre, una mujer que fue abusada sexualmente en Las Vegas, una prostituta en un burdel, una hija que intenta asumir el suicidio de su madre. A través de ellos, y de sus historias, Claire Vaye Watkins es capaz de transmitir, incluso de contagiar en ocasiones, el dolor, la pérdida, un estado de ánimo taciturno, desorientado y melancólico.

Courbett Magazine

Mejor novela extranjera

Este año ha habido novelas fabulosas, pero si nos tenemos que quedar con sólo dos, escogemos «Zuleijá abre los ojos«, de Guzel Yájina, y «Los años«, de Annie Ernaux.

«Zuleijá abre los ojos», de Guzel Yájina

Editorial El Acantilado. Traducción de Jorge Ferrer.

Portentosa novela, con una prosa magistral y poética, que entronca con la gran tradición de novelistas rusos del siglo XIX. Zuleijá vive en un pequeña pueblo tártaro con un esposo que la desprecia y una suegra que la maltrata. Pero no se queja. Corre el año 1930 y el ejército rojo no tardará en presentarse en su hacienda a reclamar lo que se debe al Partido. Matarán a su marido y a ella la deportarán a Siberia. Así emprenderá un horroroso viaje a un lugar inhóspito en donde habrá de aprender a sobrevivir. «Zuleijá abre los ojos» combina personajes de una gran solidez con una excelente contextualización histórica de las purgas estalinistas y una narración que sabe transmitir crueldad y coraje.

«Los años», de Annie Ernaux

Cabaret Voltaire. Traducción de Lydia Vázquez Jiménez.

Annie Ernaux es la gran dama de las letras francesas, pero para sus adentros no deja de ser la hija de unos humildes tenderos de Normandía que tuvieron que hacer un sinfín de sacrificios para que ella «pudiera sentarse en un anfiteatro universitario para escuchar hablar de Platón». Es la adolescente que entendió la sexualidad de una manera libre cuando aún era tabú, la mujer que sufrió un matrimonio que la asfixiaba, que tuvo problemas para conciliar su maternidad con su carrera profesional, que sufrió un cáncer de pecho y tuvo celos y envidia cuando su ex pareja rehizo su vida sentimental con una mujer más joven. Es, también, la escritora que decidió transformar todas estas experiencias en libros: el aborto, el despertar sexual, el divorcio, la muerte de un padre, la enfermedad de una madre, un cáncer… Annie Ernaux no ha tenido miedo de enfrentarse a todas estas cuestiones y las ha retratado en sus «radiografías colectivas», como este «Los años», donde repasa su vida, desde su modesta infancia en un pueblecito de Normandía hasta los acontecimientos más recientes. Es el retrato de una mujer y de todo un país.

«Peces y dragones», de Undiné Radzeviciute

Editorial Fulgencio Pimentel. Traducción de Margarita Santos Cuestas.

Un jesuita italiano, pintor para más señas, enfrentado a los retos de la evangelización, de su oficio artístico y de la pérdida de la propia fe en la corte imperial china del siglo XVIII. Y cuatro mujeres, cuatro generaciones mal avenidas de una familia de Vilna, en la actualidad. Undiné Radzeviciuté (Lituania, 167) contrapone dos relatos paralelos para abordar el abismo insalvable entre culturas antagónicas, el vértigo del paso del tiempo y la necesidad de huir a alguna parte. Y también analiza la contraposición entre los peces y los dragones: los peces como símbolo del cristianismo frente al dragón de san Jorge, efigie del paganismo. «Peces y dragones» es una obra tan inclasificable como magistral.

«Una historia de la luz», de Jan Nemec

Editorial Errata Naturae. Traducción de Elena Buixaderas.

Un clásico contemporáneo que narra de manera extraordinaria la fascinante historia de una fotógrafo de la primera mitad del siglo XX llamado Frantisek Drtikol, uno de los grandes nombres de la fotografía de su época. Descubrimos al niño incomprendido en un pueblo minero, el soldado que nunca llegó al frente en la Primera Guerra Mundial, al gran maestro del desnudo que nunca tuvo suerte con las mujeres, al precursor del budismo en Europa y, sobre todo, al artista que siempre buscó lo absoluto.

«Tener un cuerpo», de Brigitte Giraud

Editorial Contraseña. Traducción de María Teresa Gallego Urrutia.

Estructurada en cinco capítulos, cada uno relativo a un período clave en la vida de la narradora, esta obra sigue el recorrido vital de una mujer que, desde que es niña hasta que, tras un período de duelo por un suceso traumático, emerge del pozo en el que se había sumido. Un análisis brillante de sentimientos íntimos, una descripción excepcional sobre cómo siente y percibe el cuerpo.

«Kentucky seco», de Chris Offutt

Sajalín editores. Traducción de Javier Lucini.

Nueve relatos extraordinarios ambientados en una pequeña comunidad sin nombre de los montes Apalaches, un lugar donde tener estudios se considera un signo de arrogancia y en donde la caza no es precisamente un deporte. Y allí, en ese lugar bello pero inhóspito, Chris Offutt describirá personajes sólidos y problemáticos: pecadores que se convierten en predicadores, ancianos que viven en el bosque, familias en las que nadie trabaja y albañiles que cultivan marihuana para sobrevivir. Un libro que se toma como ese «Kentucky seco» de antaño, ese bourbon que se destilaba de forma clandestina.

Courbett Magazine

Mejor ensayo

Este año no hay duda: el mejor ensayo del año es «El infinito en un junco», de la filóloga zaragozana Irene Vallejo, publicado por Siruela. Aunque también merece una mención más que especial «Tiempos de magos».

«El infinito en un junco», de Irene Vallejo

Editorial Siruela

Un auténtico prodigio de erudición, «El infinito en un junco» relata magistralmente y con una prosa deslumbrante la historia del nacimiento de los libros. Irene Vallejo nos propone un recorrido por la vida de estas maravillas que nos inventamos para que las palabras pudieran viajar en el espacio y en el tiempo. Es un libro inteligentísimo, lleno de datos y anécdotas, que además conecta la Antigüedad clásica con los debates más actuales. Un libro recomendado para todo el mundo, pero especialmente para aquellos que piensan que los estudios clásicos, humanísticos, son claves para entender quiénes somos.

«Tiempo de magos. La gran década de la filosofía: 1919-1929», de Wolfram Eilenberger.

Editorial Taurus. Traducción de Joaquín Chamorro Mielke.

Un libro brillante: erudito, estimulante y también accesible y narrado como si de un thriller se tratase. Eilenberger relata la década en la que cuatro genios revolucionaron la filosofía y cambiaron nuestra forma de entender el mundo. Todo se inicia en 1919, cuando «el doctor Benjamin huye de su padre, el subteniente Wittgenstein comete un suicidio económico, el profesor auxiliar Heidegger abandona la fe y monsieur Cassirer trabaja en el tranvía para inspirarse». A partir de ese punto, Eilenberger traza conexiones entre los modos de vida y las teorías de estos cuatro filósofos seductores y brillantes, guiados por la necesidad de responder a las preguntas clave de la historia del pensamiento.

«Bucarest. Polvo y sangre», de Margo Rejmer.

La Caja Books. Traducción de Ernesto Rubio y Agata Orzeszek.

El «Padre de la Nación», el «Genio de los Cárpatos», Nicolae Ceausescu acabó entre polvo y sangre, fusilado por su pueblo en la Navidad de 1989. «Bucarest» es un viaje a la capital que sufrió el hambre, el frío y los horrores de su comunismo personalista. Un sistema marcado por el delirio megalómano, la paranoia del espionaje y la delación. Con una escritura que combina lirismo y fuerza de testimonios, la reportera polaca Margo Rejmer traza un retato poliédrico y caleidoscópico de una ciudad bajo la huella del totalitarismo. «Ratas ateridas de frío viviendo en la penumbra en cubículos húmedos como alcantarillas. Eso éramos. Por si fuera poco, ratas hambrientas, alimentadas por la propaganda».

«Historia del silencio. Del Renacimiento a nuestros días», de Alain Corbin

Editorial Acantilado. Traducción de J. Bayod Brau.

El silencio no sólo es la falta de ruido; también es la contemplación, la concentración, la creación. Es un ingrediente indispensable de nuestras vidas; un protagonista indiscutible de la Historia. Sin embargo, y a pesar de su importancia, no existía una biografía del silencio. Tampoco se ha reflexionado sobre su necesidad en medio del mundo que tiende cada vez más al bullicio y al ruido más espantoso. En medio de este ambiente ensordecedor, Alain Corbin reivindica el silencio y su papel en la historia. Porque sin él no hubiesen existido filósofos ni pintores, poetas ni escritores. Y en la «Historia del silencio» nos propone una obra fascinante, formidable, una genealogía brillante que rastrea místicos, escritores y pintores para poner en valor este silencio tan necesario.

Courbett Magazine

Mejor libro biográfico y autobiográfico

Nuestro favorito, sin duda, es «Señor de las periferias», de Jesús Montiel, aunque le sigue de cerca el libro de Lilianna Lunguina.

«Señor de las periferias», de Jesús Montiel

Editorial Pre-Textos.

«Cada muchas literaturas la historia alumbra un niño ensimismado que pasará entre los suyos como una anomalía. Parecido a esas flores que brotan en las orillas de las carreteras. Este niño rompible, el poeta, tan frágil como las alas de una libélula, es arrojado al mundo con la misión de incomodar. En primer lugar incomoda a los propios poetas. Los desconcierta su impericia a la hora del disimulo, esa falta de cálculo. Incomoda también a la época en la que nace». Jesús Montiel nos regala una exquisita biografía literaria, ciertamente atípica aunque brillante, de Robert Walser.

«Versión original. Memorias literarias narradas a Oleg Dorman», de Lilianna Lunguina.

Automática editorial. Traducción de Yulia Dobrovolskaia y José María Muñoz Rovira.

Lilianna Lunguiná (Smolensk, 1920 –Moscú, 1998) fue una importante traductora de obras en diferentes idiomas durante la época soviética, como por ejemplo, Astrid Lindgren, Henrik Ibsen, Michael Ende o Friedrich Schiller. En estas memorias literarias, publicadas por primera vez al castellano, Lunguiná reivindica su trabajo y también reconstruye la vida cotidianidad de la vida en la Unión Soviética. La autora no oculta la dificilísima situación en que vivían escritores e intelectuales, como Pasternak y Solzhenitsyn.

«Corazón que ríe, corazón que llora», de Maryse Condé

Editorial Impedimenta. Traducción de Martha Asunción Alonso

No es fácil vivir entre dos mundos, y la niña Maryse lo sabe. En casa, en la isla caribeña de Guadalupe, sus padres se niegan a hablar criollo y se enorgullecen de ser franceses de pura cepa, pro, cuando la familia visita parís, la pequeña repara en cómo los blancos los miran por encima del hombro. En estos relatos de infancia de Maryse Condé tenemos ternura, sonrisas y también lágrimas y, sobre todo, tenemos a una autora que busca hacer las paces consigo misma y sus orígenes.

«Paciente X. El caso clínico de Ryunosuke Akutagawa», de David Peace.

Editorial Armaenia. Traducción de Jacinto Pariente.

Akutagawa fue uno de los más grandes escritores japoneses. Autor de la historia «En la cueva de bambú», en la que se basó Kurosawa para su película «Rashomon», tuvo una vida complicada y se suicidó en 1927 a la edad de treinta y cinco años. Inspirado en sus narraciones, ensayos y cartas, el escritor inglés David Peace ha reconstruido su vida y dado forma a esta extraordinaria novela de relatos. El resultado es una delicia de obra: intensa, erudita, apasionante, cautivadora.

«Memorias de un historiador del Holocausto», de Raul Hilberg.

Arpa editorial. Traducción de Àlex Guàrdia Berdiell.

Ésta es la historia detrás de la historia. La historia de un historiador, Raul Hilberg, que dedicó su vida al estudio de uno de los mayores horrores de la humanidad. El autor de «La destrucción de los judios europeos», el libro que forjó nuestra concepción del Holocausto, la obra más exhaustiva e influyente sobre el genocidio nazi. El libro, sin embargo, que fue rechazado por numerosas editoriales de prestigio, que recibió durísimas críticas en el ámbito académico y mediático —e incluso por parte de la propia comunidad judía–. «Memorias de un historiador del Holocausto» es la historia de un hombre que, en un momento en el que nadie quería oír hablar del Holocausto, se propuso descubrir la verdad de los hechos. Un libro sobre la Historia, pero también sobre la manipulación política y la élite académica.

Courbett Magazine

Mejores libros recuperados del olvido

El 2019 destaca por la cantidad de autores y autoras que se han recuperado del olvido y cuyas obras han visto la luz (algunas por primera vez en castellano).

«El descenso», de Anna Kavan

Navona editorial. Traducción de Ainize Salaberri.

Aunque a prácticamente nadie le suene su nombre, Anna Kavan fue una destacada escritora de ficción que ha generado todo un culto. Su obra, desde luego, fue de una creatividad prodigiosa: no dudó en experimentar con la narrativa, apostando por estructuras no lineales en ambientes surrealistas o fantásticos. Pero lo que más destaca de sus libros es la exploración psicológica de sus personajes: una búsqueda de lo oscuro y lo profundo, de los límites de la razón y la cordura. Escribió sobre manicomios y asilos, sobre alienación, depresión, adición y abyecta soledad. Y, sobre todo, narró la vida de familias disfuncionales, de psicópatas violentos y personas al borde de la locura. Por descontado: la de Anna Kavan no es una obra fácil de leer, ni adecuada para aquellos que buscan finales felices. En todos sus libros hay una constante amenaza, la sombra alargada y omnipresente de la maldad, el terror o el fracaso. Del derrumbe personal y psicológico. Y, sin embargo, al mismo tiempo hay una ternura indudable, un punto de apoyo para todos aquellos que sufren o han sufrido, que han sido vejados y humillados. Para conocer su obra, no hay nada mejor que comenzar por «El descenso», de la editorial Navona, una colección de relatos, en gran parte autobiográficos, que dibujan el camino de la narradora desde una neurosis inicial hasta la prisión final en una clínica psiquiátrica de Suiza. Un relato desgarrador y profundo de la paranoia, de una persona que siente que un enemigo la persigue.

«Arenas movedizas», de Nella Larsen

Editorial Contraseña. Traducción de Pepa Linares.

Helga Crane, la protagonista de la novela «Arenas movedizas», de Nella Larsen, cree que todas las personas acaban, tarde o temprano, en Harlem. Pero no el Harlem actual, sino aquel lugar mítico de los años veinte, el Harlem del jazz y el blues, transgresor, puntero y vanguardista. El Harlem, describe Helga Crane, donde abundaban «las conversaciones sofisticadas y cínicas, las fiestas bien organizadas, la discreta corrección de las casas y la vestimenta». El Harlem de Duke Ellington, Louis Amstrong y Billy Holliday, de Josephine Baker, W. E. B. Du Bois y Jessie Fauset. El Harlem, sin embargo, que también tenía otra cara: la marginación, la pobreza, la segregación opresiva. En medio de aquel lugar de contrastes triunfó ella: Nella Larsen, una escritora poderosísima, brillante y exquisita, amiga de Federico García Lorca. Para conocer su obra nada mejor que leer «Arenas Movedizas», que nos ha traído este año la editorial Contraseña. Es un magistral periplo vital en busca de identidad, un poderoso retrato de la soledad, el dolor, la desesperación y la pena.

«La suerte de Omensetter», de William H. Gass

Editorial La navaja suiza. Traducción de Ce Santiago.

Un libro extraordinario, bello, intenso. Pura maestría técnica. Una obra admirada por escritores de la talla de David Foster Wallace y Susan Sontag. Un libro poliédrico, donde a través de distintas voces, asistimos al enfrentamiento entre Brackett Omensetter, un nuevo residente del pueblo de Gilean, en el estado de Ohio, y el reverendo Jethro Furber. A través de los testimonio asistiremos a una brillante disquisición sobre la vida y la muerte, y sobre el sentido de ambas. Una obra que merecería ser de culto.

«Génie la loca», de Inès Cagnati

Editorial Errata Naturae. Traducción de Vanesa García Cazorla.

Uno de los libros más bellos e intensos –y también más tristes y trágicos– que hemos leído este año. Pura inocencia y dulzura que te hace saltar las lágrimas en algún momento. Con una prosa sobria y austera, muy precisa, el libro es una carta de amor de una hija, una niña, hacia su misteriosa madre, aquella a la que todos denominan «Génie la loca». Una mujer que ha sufrido muchísimo, que ha sido repudiada y que ahora trabaja en lo que puede para salir adelante. Una madre fría, dura e indestructible a la que su hija adora con locura. Una madre que sufrió un crimen público que nadie condenó, pero cuya penitencia le cayó injustamente a ella.

«El viento», de Dorothy Scarborough

Errata naturae. Traducción de Sara Álvarez Pérez.

Considerada la gran novela gótica americana, «El viento» es una narración hipnótica sobre una tierra hostil, desértica, casi apocalíptica, en donde el viento –más bien, las tormentas de arena– obliga a los vecinos a esconderse durante días. En medio de ese páramo abyecto, la protagonista tendrá que enfrentarse a un espectro que vive en su interior y habrá de enfrentarse, al mismo tiempo, a la soledad y a una sociedad febrilmente conservadora. Es una obra fascinante, con un riquísimo nivel de detalle y un fino análisis de los sentimientos, que dio voz (fue de las primeras en hacerlo) a una mujer sola que se enfrenta a fantasmas y a poderosos enemigos.

«Aurora Leigh», de Elizabeth Barrett Browning

Alba Editorial. Traducción de José C. Vales

Cuando la novela en verso «Aurora Leigh» se publicó por primera vez en 1856 fue tal el éxito que la primera edición se agotó en pocos días. Parecía que toda Inglaterra lo estaba leyendo y, aunque hubo críticas para todos los gustos, pronto se tornó una obra de culto. Oscar Wilde lo adoraba, John Ruskin lo consideraba «el mejor poema que se ha escrito en este siglo en cualquier lengua» y George Eliot lo leyó tres veces seguidas porque ningún otro libro «me ha generado una sensación más profunda de comunión con una mente elevada y bella». Desgraciadamente, el libro cayó en un incompresible olvido y aquí, desgraciadamente, ni se conocía a esta autora ni a esta novela en verso libro que en su día rompió esquemas y presentó a una mujer protagonista –una heroína independiente, indómita, ambiciosa e increíblemente inteligente– que lucha por librarse de convencionalismos sociales, esquiva propuestas de matrimonio y se centra en cuerpo y alma en consagrase como escritora de éxito.

Courbett Magazine

Mejores libros para entender el presente

Como el año pasado, Hoja de Lata nos ha traído este año otro gran libro para entender nuestra Historia: «Telefónica», de Ilsa Barea-Kulcsar.

«Telefónica», de Ilsa Barea-Kulcsar

Editorial Hoja de Lata. Traducción de Pilar Mantilla.

Ilsa Barea-Kulcsar se instaló en Madrid en plena guerra Civil para colaborar con los servicios de información y propaganda de la República española, situados en el edificio de Telefónica de la Gran Via madrileña. Sus experiencias las plasmó en esta novela, que ha permanecido inédita durante ochenta años y que no se ha publicado en castellano hasta ahora.

«Los niños del Borgo Vecchio», de Giousuè Calaciura

Editorial Periférica. Traducción de Natalia Zarco.

Borgo Vecchio es un barrio pobre de Palermo oscuro, violento, húmedo y maltrecho donde conviven personajes entrañables, como Mimmo y Cristofano, compañeros de clase. También una prostituta llamada Carmela y su hija, Carlota. Y un ratero, Totó, que lleva una pistola guardada en el calcetín que despierta la admiración de los niños. A través de ellos vemos la marginación, al desigualdad lacerante, la pobreza y, sobre todo, la violencia. La violencia continua, las palizas de un padre alcoholizado a un hijo cada noche mientras la madre mira hacia otro lado y el vecindario ni se inmuta y sólo se pregunta, cuando el niño deja de gritar, si lo ha matado. Un libro de una gran intensidad emocional que logra conmover. Una obra con un lenguaje magistral, esplendoroso, que narra una vida sin escapatoria y también algún momento fugaz de dulzura.

«Confesiones de un traficante de personas», de Andrea di Nicola y Giampaolo Musumeci

Editorial Altamarea. Traducción de Marina Lastra Reviriego

La historia detrás de una de las peores y más dramáticas crisis humanitarias de nuestro tiempo: la crisis migratoria. ¿Quiénes son los que se lucran a costa de personas totalmente desesperadas? Los autores de este libro recorrieron las principales rutas migratorias que desembocan en Europa y revelaron en este libro los pormenores de un auténtico negocio, de un sistema criminal que mueve cantidades astronómicas de dinero. El resultado es una potente lectura para azotar las mentes.

«El jardinero de Ochákov», de Andrei Kurkov

Blackie Books. Traducción de Marta Rebón.

El prestigioso diario británico «The Guardian» bautizó a Andrei Kurkov como el «Bulgakov del siglo XXI, un Murakami ucraniano». Desde luego, cualidades no le faltan a este autor polémico cuyos libros están prohibidos en Rusia. En 2005, después de que se publicase su novela «El último amor del presidente», el gobierno ruso censuró toda su obra. La razón: Putin era uno de los personajes principales.Ahora, a Kurkov ni tan siquiera le dejan pasar por la aduana. En España, Blackie Books está trayendo su obra. El año pasado publicó «Muerte con pingüino» y este año nos ha deleitado con «El jardinero de Ochákov», un viaje en el tiempo hasta la Unión Sociética de 1957 que se transforma en una sátira esperpéntica aunque brillante sobre las mentiras de la propaganda, sobre la nostalgia del pasado y la influencia aún de la Unión Soviética, a pesar de que desapareció hace treinta años.

Courbett Magazine

Mejores libros filosóficos

«Recuerdos socráticos y Aesthetica in Nuce», de Johann Georg Hamman, el mago del Norte.

Hermida editores. Traducción de J. Rafael Hernández Arias.

De Johann Georg Hamman, apodado «el mago del norte» se sabe muy poco. Se conoce, eso sí, que fue amigo y vecino de Kant, aunque también uno de sus primeros críticos. Pero Johann Georg Hamman, ese filósofo tan mal entendido y prácticamente olvidado fuera de Alemania, fue mucho más: fue uno de los grandes precursores del romanticismo del siglo XIX, una fuente de inspiración para Hegel y Goethe (quien planeó editar toda su obra), uno de los antecedentes del movimiento “Sturm und Drang” y un auténtico héroe para todos los contrarios a la Ilustración, movimiento del cual alertó sobre sus sombras en un momento en que muchos sólo veían sus luces. 

El filósofo Isaiah Berlin, de hecho, le dedicó un exquisito ensayo que comenzaba diciendo: “Hamann fue el enemigo más apasionado, el más consistente e implacable adversario de la Ilustración y, en particular, de todas las formas de racionalismo de la época”. 

Generaciones posteriores han reclamado su figura y obra: el filósofo danes Kierkegaard (quien lo denominó “el mayor humorista de la Cristiandad”) o el italiano Benedetto Croce, por ejemplo. Pero no hay duda de que Hamman sigue siendo un gran desconocido, incluso entre filósofos, en parte porque él siempre quiso ser críptico, porque su figura sigue, aún hoy en día, envuelto en un halo de misterio y porque su estilo es, por decirlo suavemente, difícil de leer. 

Sin embargo, si te armas de paciencia y consigues acostumbrarte a frases ofuscadas y páginas abstrusas, ciertamente opacas y rocambolescas, lo que encuentras es un vendaval de inteligencia que se mantiene perfectamente fresco con el paso del tiempo. A pesar de haber sido escrita hace siglos, su obra presenta un sentido de la contemporaneidad que demuestra que aquel filósofo oscuro no andaba errado. Fue él, por ejemplo, quien rechazó la fuerza omnímoda de la razón, quien anticipó la psicología y quien introdujo la importancia en cualquier psique humana de la sexualidad. Hermida editores rescata del olvido dos de sus grandes obras para entender a este filósofo que merece una lectura reposada y tranquila.

Sobre Courbett

COURBETT es una revista online sobre Libros, Arte, Cultura y Diseño con una mirada muy internacional.

CONTACTO

contacto@courbettmagazine.com

Más artículos
El mundo mágico de Victo Ngai

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies