Recomendaciones para el Día del Libro — Sant Jordi

Hacía algunos meses que no os deleitábamos con nuestras listas interminables de recomendaciones, pero qué mejor manera de recuperar nuestra bonita tradición que la proximidad del Día del Libro (aquí, en Barcelona, nuestra querida Diada de Sant Jordi con las rosas y los libros). Comenzamos con los primeros libros y de ahora al día 23 iremos añadiendo recomendaciones.

Advertencia: para intentar ayudar a nuestras estimadas librerías independientes, aparte de novedades editoriales vamos a destacar libros publicados anteriormente para que no perdáis de vista auténticas joyas que no se pueden quedar guardando polvo en las estanterías.

Viajar en el tiempo con personajes fascinantes

Jim Crace. «El don de las piedras». Hoja de Lata. Traducción de Pablo González-Nuevo.

Portada de "El don de las piedras" de Jim Crace (Hoja de Lata editorial)

Parece mentira que una novela situada temporalmente a finales del Paleolítico Superior y centrada en talladores de piedras sílex y la amenaza de la era del bronce pueda enganchar de la manera que «El don de las piedras» atrapa. Lo que demuestra que el escritor inglés Jim Crace, original y magistral como pocos y desgraciadamente poco conocido por estos lares, es un genio creando personajes y recreando eras en transición histórica. Lo vimos en «Los cuarenta días» (publicado por Ediciones B), donde recreó el peregrinaje por el desierto de Jesucristo y que ganó el Premio Whitbread (y fue nominado al Booker Prize). Y lo volvemos a degustar en «El don de las piedras», donde además nos deleita con un lenguaje poético y un personaje de excepción, un niño que perderá un brazo, no podrá aprender el don de las piedras, tendrá que abandonar su poblado y, cuando regrese, se dará cuenta que tiene un don aún mayor que el de tallar sílex.

Robert Stone. «Dog soldiers». Malas Tierras Editorial. Traducción de Mariano Antolín Rato e Inga Pellisa.

Portada de "Dog soldeirs" de Robert Stone (Malas Tierras Editorial)

El New York Times dijo que era una «obra poderosa e impactante» y la revista Esquire la describió como «una novela tan buena, tan interesante y seria y divertida y terrorífica; tan absorbente, tan impresionante, tan magistral… Es magnífica«. ¿Está justificado tanto halago? Sí, sin duda. Para comenzar, Robert Stone (1937-2015) fue admirado por Don DeLillo y James Ellroy. Además, la obra es original y ácida y sorprendente y adictiva. Muy resumidamente: cuando la guerra de Vietnam toca a su fin, John Converse, un periodista de tercera y mediocre escritor, confía un paquete de tres kilos de heroína en Saigón a un marine para que se lo entregue a Marge, su mujer, en California. El único problema es que, cuando regresa a Estados Unidos, Marge y el marino han desaparecido junto con la mercancía. Por si fuera poco, Coverse es secuestrado por un policía corrupto que sigue el rastro de la droga. Y hasta aquí voy a a leer. Simplemente, no os perdáis este caleidoscopio de personajes y todas sus locuras.

Giuseppe Sarafia, «La novela de la Costa Azul», Periférica (traducción de Francisco Campillo)

Portada de "La novela de la costa azul" de Giusepe Scaraffia (editorial Periférica).

Periférica se empeña en descubrir grandes clásicos contemporáneos. El año pasado escogíamos la portentosa «La vida en tiempo de paz», de Francesco Pecoraro como uno de los mejores libros del 2018. Este año os destacamos una obra de un tono distinto pero igualmente magistral. «La novela de la costa azul» narra la historia de un lugar mítico por donde pasaron los intelectuales, creadores, escritores y filósofos que definieron una era, de Anton Chejov a Stefan Zweig, de Alma Mahler a Aldous Huxley, Walter Benjamin, Anaïs Nin o Vladimir Nabokov. Para todos ellos, era un lugar de soledad y creación, muy alejada de la imagen más glamurosa de príncipes y aristócratas que disfrutaban del «dolce fare niente» mientras se tomaban un Campari. Mientras el mundo sólo veía espectáculo, toques de lujuria y un sinfín de situaciones rocambolescas –con amoríos incluidos, claro está– estos creadores universales se refugiaron en un mundo propio; un mundo en que Marlene Dietrich no se dedicaba al cine, sino a leer novelas de su vecino, Thomas Mann. Una delicia de libro.

Libros relacionados:

Portada de "Ellos" de Francine de Plessix Gray (Errata Naturae).
  • «Ellos» de Francine du Plessix Gray. EErrata naturae. Traducción de Ángeles de los Santos.Brillante, elegante, adictiva. La historia de la escritora, de su glamurosa (o supuestamente glamurosa) familia, y también un trozo de la historia de Europa, de las revoluciones en Rusia (la primera, en 1905, y la definitiva, en 1917), al establecimiento del leninismo y la tiranía bajo Stalin. También habla del exilio, del triunfo de los fascismos en Europa, el ascenso de Hitler al poder, la Segunda Guerra Mundial. Más tarde, narrará sus vivencias en Estados Unidos: un país donde triunfa el capitalismo a cualquier precio y se establece el triunfo implacable del consumismo, la obsesión por las apariencias y la fascinación por vidas ajenas encarnadas en las estrellas de Hollywood.

Juan Bonilla, «Totalidad sexual del cosmos», Seix Barral.

Portada de "Totalidad sexual del cosmos" de Juan Bonilla (Seix Barral).

La pintora y poetisa mexicana Carmen Mondragón, más conocida en los círculos artísticos como Nahui Olin (que en náhuatl significa quinto sol), fue una mujer y creadora extraordinaria: inteligente, portentosa, feminista, dueña de una sensualidad desbordante y de un sentido de la libertad que rompió moldes y esquemas. Nacida en México en 1893, vivió en el París de Picasso, Matisse y Braque, y más tarde regresó a su país natal, con el pelo corto como una «garçonne» y la boca pintada de rojo, y se integró en los círculos artísticos más destacados. Posó para el fotógrafo Edward Weston y para el pintor Diego Rivera y creó una obra pictórica y poética que, desgraciadamente, cayó en el olvido. En los años setenta, vivía completamente en la ruina. A veces no se bañaba, hablaba sola y deambulaba por las calles de México sin rumbo fijo. Cuando murió, el 23 de enero de 1978, lo hizo rodeada de los tres perros y los ocho gatos que le hacían compañía en su casa de Tacubaya. Nadie la recordaba ya. Su obra no fue rescatada en México hasta 1992, gracias a los trabajos del restaurador de arte Tomás Zurián y el escritor Carlos Monsiváis. Ahora, gracias a esta excelente biografía de Juan Bonilla, podemos acercarnos a una mujer excepcional de la cual se decía que tenía una mirada infinita.

Libros relacionados:

Portada de "El vestido azul" de Michèle Desbordes (editorial Periférica).
  • «El vestido azul» de Michèle Desbordes (editorial Periférica), sobre la magnífica escultora Camille Claudel. Una artista que, desgraciadamente, pasó a la historia como una simple nota a pie de página en la biografía de su amante, el también escultor Auguste Rodin. En Courbett le dedicamos un artículo: «Rescatando a Camille Claudel de la sombra de Rodin».

Aleksandar Tisma. «Lealtades y traiciones». Acantilado. Traducción de Luisa Fernanda Garrido y Tihomir Pistelek.

Portada de "Lealtades y traiciones" de Aleksandar Tisma (Acantilado).

Elegancia narrativa, pura exquisitez literaria, al servicio de una historia de odio y guerra, de una tragedia que no puede borrarse del olvido. Ambientada en la Segunda Guerra Mundial y en la postguerra en Yugoslavia, «Lealtades y traiciones» nos transporta al mundo de Sergije Rudic, su traumatizado protagonista. A pesar de que las peores desgracias ya han sido superadas, o al menos eso proclaman los eslóganes políticos, el libro revela la dificultad de la vida cotidiana: la irracionalidad, el miedo, el continuo resentimiento. Un libro adictivo de uno de los mejores narradores centroeuropeos

Louis Paul Boon. «Mi pequeña guerra». Editorial Deconatus. Traducción de Ronald Brouwer.

Portada de "Mi pequeña guerra" de  Louis Paul Boon (Deconatus editorial).

Se dice que es la gran novela de la Segunda Guerra Mundial e incluso ha sido comparada con «Viaje al fin de la noche» de Céline. Méritos, desde luego, tiene. Louis Paul Boon narra pequeñas secuencias de la vida cotidiana en Bélgica en plena contienda y, a través de ellas, reconstruye situaciones que ponen al límite para la condición humana. Y lo que es más interesante desde el punto de vista literario: lo hace sin voluntad de pontificar, ni de aleccionar. Él no es un poeta, sino un hombre obrero que se enfrenta a una tragedia. Él escribe su pequeña guerra.

Allan Hollinghurst, «El caso Sparsholt», Editorial Anagrama. Traducción de Gemma Rovira.

Portada de "El caso Sparsholt" de Alan Hollinghurst (Anagrama Editorial).

En octubre de 1940, mientras Inglaterra sufre el Blitz, el apuesto David Sparsholt llega a la elitista universidad de Oxford, donde trabará amistad con un grupo de jóvenes de clase alta que han montado un club literario donde pretenden invitar a escritores reputados, como George Orwell o Rebecca West. Uno de los miembros del club, Evert Dax, comenzará a sentirse atraído por David, pero su pasión se tendrá que negar frente a una sociedad que no tolera la homosexualidad. Así comienza este portento narrativo, de gran elegancia en la escritura, que se expande varias décadas y que llega hasta nuestros días con un personaje central y decenas de secundarios a través de los cuales veremos la evolución de las costumbres, estructuras sociales y la moral sexual de toda una sociedad. Un libro esencial para conocer la obra del que se ha consolidado como uno de los mejores escritores contemporáneos.

James Baldwin. «El blues de Beale Street». Literatura Random House.

Es conmovedora y tremendamente humana, aunque profundamente dolorosa. Y aunque fue escrita hace décadas, su lectura suena increíblemente atemporal. Lo que demuestra que James Baldwin era un escritor excepcional, uno de los mejores de Estados Unidos, dotado de una capacidad increíble para describir los sentimientos más complejos, de la rabia a la pasión. En este libro de 1974, ya todo un clásico, James Baldwin dio vid a Tish, una chica afroamericana de diecinueve años embarazada de un joven escultor llamado Fonny. Deciden casarse y formar una familia, pero sus planes se truncan cuando él es injustamente acusado de violación y encarcelado. Una novela de una intensidad maravillosa.

Jennifer Egan. «Manhattan Beach». Salamandra. Traducción de Carles Andreu Saburit.

POrtada de "Manhattan Beach" de Jennifer Egan (Salamandra).

La escasez de mano de obra causada por la Segunda Guerra Mundial propició que las mujeres norteamericanas ocuparan puestos reservados para hombres. Aquella transformación es el trasfondo de esta novela de la autora que ganó el Pulitzer en 2011 por «El tiempo es un canalla». Egan nos recrea con esquisitez aquel Nueva York de los muelles del West Side y de Brooklyn donde se acumulan luchadores solitarios. En medio de esa jungla está la familia e Eddie Kerrigan, un empresario del espectáculo castigado por la gran depresión, y su hija Anna, quien habrá de aprender la dramática historia de su padre. «Manhattan Beach» es, simplemente, una narración deslumbrante.

Djuna Barnes. «Paprika Johnson y otros relatos». La navaja suiza editorial. Traducción de Ce Santiago.

Portada de "Paprika Johnson" de Djuna Barnes (La navaja suiza).

Fue admirada por autores como James Joyce o Anaïs Nin, pero desgraciadamente su nombre cayó en el olvido a pesar de ser una de las principales protagonistas de «la generación perdida». Gracias a una serie de editoriales, la gran Djuna Barnes está siendo recuperada. Y aplaudimos el esfuerzo. La editorial «La navaja suiza» nos ha traído «Paprika Johnson y otros relatos», una maravillosa recopilación de siete historias (brillantemente traducidas por Ce Santiago) en donde explora la intensidad de las emociones y nos regala textos de una potente carga simbólica.

Penelope Fitzgerald. «Voces humanas». Impedimenta. Traducción de Eduardo Moga.

Portada de "Voces humanas" de Penelope Fitzgerald (Impedimenta).

¿Qué te queda cuando lo has perdido todo, excepto la esperanza de sobrevivir? En Londres, en pleno Blitz, la BBC sigue funcionando a pesar de los bombardeos gracias a periodistas comprometidos. Entre ellos está Sam Brooks, el director de «Programas Grabados», Jeff Haggard, el director de Planificación de Programas, y también Vi, una joven generosa que sirve de asistenta. Entre ellos, y unos cuantos otros, se establecerán relaciones y experiencias –algunas delirantes, muchas divertidas– que reflejarán la heroicidad de continuar con tu propia vida cuando todo lo demás se está desmoronando a tu alrededor.

Lilianna Lunguiná. «Versión original. Memorias literarias narradas a Oleg Dorman». Automática editorial. Traducción de Yulia Dobrovolskaia y José María Muñoz Rovira.

Lilianna Lunguiná (Smolensk, 1920 –Moscú, 1998) fue una importante traductora de obras en diferentes idiomas durante la época soviética, como por ejemplo, Astrid Lindgren, Henrik Ibsen, Michael Ende o Friedrich Schiller. En estas memorias literarias, publicadas por primera vez al castellano, Lunguiná reivindica su trabajo y también reconstruye la vida cotidianidad de la vida en la Unión Soviética. La autora no oculta la dificilísima situación en que vivían escritores e intelectuales, como Pasternak y Solzhenitsyn.

Belén Rubiano, «Rialto, 11». Libros del asteroide.

Portada de "Rialto,11" de Belén Rubiano (Libros del asteroide).

A principios de agosto de 2002, en la plaza del Rialto de Sevilla se cerró una librería. En este ibro, Belén Rubiano, la propietaria de aquella iniciativa, narra con humor la vocación por los libros y las librerías, y también la cara oculta de un negocio donde, desgraciadamente, no faltan las tormentas y las decepciones.

Voces emergentes, talento a raudales

Sonia Hernández, «El lugar de la espera», editorial El Acantilado.

Portada de "El lugar de la espera", de Sònia Hernández (Acantilado).

Sonia Hernández debería tener mucha más fama de la que tiene en la actualidad. Básicamente, porque es una escritora fabulosa que se ha consagrado en muy poco tiempo como una de las voces narrativas más sólidas, personales e interesantes de la literatura española actual. Probad, si no, con la maravilla que es «El hombre que se creía Vicente Rojo«, publicado por Acantilado en 2017 y que propone un vertiginoso laberinto de identidades y trampas en donde es prácticamente imposible discernir lo que es real e impostado. Y si queréis más (y lo querréis), leed su último libro «El lugar de la espera», en donde sigue explorando el sentido de búsqueda vital, de expectativas, de luchas por encontrar un destino que se aleja, se difumina y finalmente se esfuma. Os dejo tan sólo un trocito para que vayáis abriendo boca. El libro comienza con:

«Javier, mi hermano, ha telefoneado para decirme que está decidido a denunciar a sus padres. Al principio me ha parecido una broma y le he seguido la corriente. Con frecuencia entre nosotros dos hilvanamos conversaciones absurdas que pueden durar un buen rato. Los dos hablamos, serios, construyendo argumentos disparatados. Nos gusta creer que somos unos virtuosos de la ironía. El problema aparece con otros interlocutores no tan dispuestos a entrar en el juego y a los que les molesta esa actitud sarcástica tan cercana a la displicencia: los dos hermanos estamos por encima del bien y del mal, y ya nadie nos engaña, porque conocemos las trampas que se esconden por todos los lados».

Roberto Valencia. «Al final uno también muere». La navaja suiza.

Recomendación del libro "Al final uno también muere" de Roberto Valencia (editorial La Navaja suiza).

Roberto Valencia (Pamplona, 1972) debutó, y nos dejó con la boca abierta, con el libro de relatos «Sonría a cámara» (Lengua de trapo). Ahora vuelve a deleitarnos con su primera novela, «Al final uno también muere«. Es un libro inteligente, lúcido y ácido, irónico y sobresaliente y de narración ágil sobre la identidad o, más exactamente, sobre la conformación de las identidades y los recuerdos frente a un hecho inexorable: la propia muerte. Para desarrollar esta idea se apoya en los miembros de la familia Kleizha, una familia aparentemente normal donde, sin embargo, nada es lo que parece. Todos los miembros de la familia se embarcan, contra su voluntad, en un viaje entre la vida y la muerte que altera y perturba su cotidianidad y les condena a una eterna maldición. Un libro que no os podéis perder.

Claire Legendre. «El nenúfar y la araña». Tránsito Editorial. Traducción de Laura Salas Rodríguez.

Portada de "El nenúfar y la araña" de Claire Legendre (Tránsito editorial).

Tránsito editorial tiene el don de traernos libros que siempre habíamos querido leer aunque no sabíamos que existían. Y se empeña en que nos enfrentemos a ciertas preguntas que teníamos escondidas en el subconsciente a base de auténticas proezas literarias que te dejan sin aliento. Recomiendo en este punto que, si no habéis leído los libros de esta maravillosa editorial, compréis todos los libros por orden: es una suerte de ritual maravilloso, por no decir que una lectura te hace pedir la siguiente. «El nenúfar y la araña» es el cuarto libro publicado y trata sobre los miedos profundos. Miedos irracionales, miedos que te paralizan. Tienes miedo a muchas cosas, a prácticamente todo, incluso a estar viva. «Y, entonces, aparece en tu pecho una mariposa». Es un relato elegante, vivo y vivaz, lleno de piezas de sabiduría no exentas de mucho humor.

Magali Etchebarne, «Los mejores días». Las afueras.

Portada de "Los mejores días" de Magalí Etchebarne (Las afueras editorial).

Le dedicamos una extensa reseña hace unas semanas, pero no queríamos que se os pasara por alto este portento narrativo, así que os recomendamos de nuevo con fuerza «Los mejores días» de Magali Etchebarne. Como ya os dijimos, es increíble que sea su primer libro. Es tal la fuerza narrativa, la complejidad de los sentimientos y la agudeza de la observación, que sería fácil pensar que es un libro de madurez, escrito tras una larga y distinguida carrera. Insistimos: pocas veces un primer libro alcanza una cuota semejante de maestría. Etchebarne nos sorprende en «Los mejores días» con ocho relatos, supuestamente costumbristas, en donde indaga en la intimidad de las relaciones humanas. Da voz propia, con una fuerza inusitada, a situaciones cotidianas, sin aparente interés ni valor, pero que encierran un torbellino emocional por el que la autora transita con admirable agilidad y diligencia.

Gonzalo Maier. Otra novelita rusa. Editorial minúscula.

Portada de "Otra novelita rusa" de Gonzalo Maier.

A principios de los años noventa, un jubilado chileno aterriza en Moscú con un plan tan heroico como disparatado: derrotar a los mejores ajedrecistas rusos. Así comienza el particular periplo de Emanuel Moraga por un paisaje que no hace tanto ha dejado atrás la Guerra Fría. La editorial Minúscula nos trae esta pequeña joya, exquisita, onírica, delirante y, a ratos, desternillante que demuestra la maestría narrativa de este escritor chileno.

Jesús Montiel. «Señor de las periferias». Editorial Pre-Textos.

Portada del "Señor de las periferias" de Jesús Montiel (Pre-Textos editorial).

«Cada muchas literaturas la historia alumbra un niño ensimismado que pasará entre los suyos como una anomalía. Parecido a esas flores que brotan en las orillas de las carreteras. Este niño rompible, el poeta, tan frágil como las alas de una libélula, es arrojado al mundo con la misión de incomodar. En primer lugar incomoda a los propios poetas. Los desconcierta su impericia a la hora del disimulo, esa falta de cálculo. Incomoda también a la época en la que nace». Jesús Montiel nos regala una exquisita biografía literaria, ciertamente atípica aunque brillante, de Robert Walser.

Logo de Courbett Magazine

Viajes a los infiernos vitales

Sarah Hepola, Lagunas. Editorial Pepitas de calabaza. Traducción de Enrique Alda.

Portada de "Lagunas" de Sarah Hepola (Pepitas de calabaza editorial).

No es un libro fácil de digerir y ahí precisamente reside la grandeza de esta autobiografía sincera y de apabullante franqueza (y con toques de humor cuando menos te los esperas). Para Sarah Hepola el alcohol era «la gasolina de toda aventura», por no decir un símbolo más de su condición de mujer fuerte, independiente y progresista. Pero la adicción se tornó tan fuerte y descontrolada que la autora comenzó a tener lagunas sobre lo que había hecho, dónde había estado y con quién había estado (o acababa estando). De ahí que comenzó a investigar sobre la vida de la cual no se acordaba porque había estado completamente borracha. El resultado es un libro –escalofriante a ratos, descorazonador otro tanto y esperanzador de vez en cuando– que no puedes dejar de leer. «Lagunas» no endulza ni oculta ni un detalle, ni justifica inútilmente ninguna decisión errónea. Simplemente explica, sin tapujos, lo que es vivir esclava de una dependencia y el trabajo hercúleo que significa luchar por estar sobria.

Símbolo de Courbett Magazine

Comedias humanas

Andrew Sean Greer. «Less». Editorial Adn. Traducción de Miguel Marqués Muñoz.

Portada de "Less", de Andrew Sean Greer (editorial Adn).

La novela ganadora del premio Pulitzer 2018 es una tragicomedia contemporánea que aúna dosis ingentes de humor con una reflexión lúcida sobre el amor, el deseo y la necesidad de preservar el honor cuando has fracasado. La historia narra cómo un escritor fracasado, a punto de cumplir los cincuenta años, recibe un buen día la invitación de boda de quien fue su pareja durante años. El protagonista, Arthur Less, duda sobre si acudir o no, pero finalmente urde un plan para esquivar tan incómoda situación: aceptar todas las invitaciones que ha recibido de encuentros literarios de poca monda para dar charlas por todo el mundo. Así, Less comienza un periplo casi homérico por México, Italia, Marruecos, India y Japón, con sus consecuentes aventuras de americano medio por el mundo. Diversión a raudales.

Símbolo de Courbett Magazine

Libros para pensar

Johann Georg Hamman, el mago del Norte, «Recuerdos socráticos y Aesthetica in Nuce», Hermida Editorial (prólogo y traducción de J. Rafael Hernández Arias).

Portada de "Recuerdos socráticos y Aesthetica in Nuce" de J. G. Hamman (Hermida editorial)

Hermida editorial no deja de embelesarnos con libros fabulosos, desgraciadamente poco desconocidos. Si el año pasado elegimos «Atenas y Jerusalén» del ruso Lev Shestov como una de las mejores obras de filosofía publicadas en el 2018, ahora os recomendamos fervientemente que no os perdáis esta pequeña joya.

De Johann Georg Hamman, apodado «el mago del norte» se sabe muy poco. Se conoce, eso sí, que fue amigo y vecino de Kant, aunque también uno de sus primeros críticos. Pero Johann Georg Hamman, ese filósofo tan mal entendido y prácticamente olvidado fuera de Alemania, fue mucho más: fue uno de los grandes precursores del romanticismo del siglo XIX, una fuente de inspiración para Hegel y Goethe (quien planeó editar toda su obra), uno de los antecedentes del movimiento “Sturm und Drang” y un auténtico héroe para todos los contrarios a la Ilustración, movimiento del cual alertó sobre sus sombras en un momento en que muchos sólo veían sus luces. 

El filósofo Isaiah Berlin, de hecho, le dedicó un exquisito ensayo que comenzaba diciendo: “Hamann fue el enemigo más apasionado, el más consistente e implacable adversario de la Ilustración y, en particular, de todas las formas de racionalismo de la época”. 

Generaciones posteriores han reclamado su figura y obra: el filósofo danes Kierkegaard (quien lo denominó “el mayor humorista de la Cristiandad”) o el italiano Benedetto Croce, por ejemplo. Pero no hay duda de que Hamman sigue siendo un gran desconocido, incluso entre filósofos, en parte porque él siempre quiso ser críptico, porque su figura sigue, aún hoy en día, envuelto en un halo de misterio y porque su estilo es, por decirlo suavemente, difícil de leer. 

Sin embargo, si te armas de paciencia y consigues acostumbrarte a frases ofuscadas y páginas abstrusas, ciertamente opacas y rocambolescas, lo que encuentras es un vendaval de inteligencia que se mantiene perfectamente fresco con el paso del tiempo. A pesar de haber sido escrita hace siglos, su obra presenta un sentido de la contemporaneidad que demuestra que aquel filósofo oscuro no andaba errado. Fue él, por ejemplo, quien rechazó la fuerza omnímoda de la razón, quien anticipó la psicología y quien introdujo la importancia en cualquier psique humana de la sexualidad. Hermida editores rescata del olvido dos de sus grandes obras para entender a este filósofo que merece una lectura reposada y tranquila.

Sobre Courbett

COURBETT es una revista online sobre Libros, Arte, Cultura y Diseño con una mirada muy internacional.

CONTACTO

contacto@courbettmagazine.com

Más artículos
Otoño en ilustración y novelas gráficas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies