Courbett Magazine Revista de Arte, Cultura y Diseño

niña leyendo 2 vintageUno de los libros infantiles ingleses más famosos cuenta la historia de Mary Lennox, una niña sola y triste cuyos padres nunca la quisieron. Ni ella a ellos tampoco. Cuando se queda huérfana es enviada a vivir con su tío Archibald Craven a su mansión lujosa pero misteriosa en Yorkshire. El ambiente es irrespirable y las relaciones familiares son muy complicadas. Mary no es la típica niña buena de los cuentos de hada, ni es tan cursi como algunos personajes de Disney: es “colérica y feúcha” y a veces increíblemente arrogante, consentida y maleducada. Incluso llama “hija de cerdos” y “cochina” a las criadas. En la mansión, Mary se muestra siempre agria y malhumorada, y quiere marcharse de aquel lugar. Pero un día descubre un jardín secreto y, con él, muchos misterios que esconde aquel lugar y su propia familia.

jardin secreto siruela
La editorial Siruela tiene una edición en español de “El jardín secreto” (traducción de Isabel del Río Sukan)

El jardín secreto”, de la escritora Frances Hodgson Burnett, apareció por fascículos entre 1910 y 1911. Enseguida se convirtió en un clásico de la literatura infantil y, a día de hoy, cualquier niño o niña de habla inglesa lo lee en el colegio. Para Ruby Barber fue el inicio además, sin saberlo, de una pasión por las plantas y las flores.

letra Nada hacía pensar que esta australiana acabaría poniendo una de las floristerías más prestigiosas de Europa. Pero mientras estudiaba Diseño de Interiores en la universidad, le dio por ir con una amiga al mercado de flores de Flemington, en Sídney. Tenían que madrugar un montón para estar ahí al alba, pero pronto aquel periplo semanal se convirtió en una obsesión. Enseguida algunos amigos y conocidos le comenzaron a pedir que les hiciera adornos florales y ella comenzó a dedicar los viernes a su nuevo hobby: iba al mercado, seleccionaba las flores, preparaba los ramos y los distribuía envueltos en papel de embalaje marrón. Al poco tiempo, lo que había empezado de casualidad se convirtió en un pequeño negocio.

 

“Las flores son la sonrisa de la Tierra”. Ralph Waldo Emerson

 

iendoletra V que su carrera profesional se encauzaba hacia la floristería, decidió hacer un curso y buscar experiencia profesional en el ramo. Tuvo mucha suerte: comenzó a colaborar como freelance con la australiana Simone Gooch, de la floristería Fjura. Gooch se había hecho un nombre de prestigio en tiempo récord gracias a su estilo minimalista y trabajaba para marcas tan renombradas como Chanel, Hermès y Louis Vuitton.

Aparte de Fjura, dos floristas de prestigio tendrían también una enorme influencia en ella: Sarah Ryhanen, de Saipua, con su estilo agreste y su apuesta por mezclar flores y texturas que antes eran impensables; y Nicolette Camille, con sus composiciones espontáneas, recreando el natural.

letra Con semejante bagaje, no es de extrañar que el negocio propio de Ruby Barber fuera viento en popa y pronto se decidió a abrir un local. El sitio no podría ser más entrañable y sentimental: era el edificio que había acogido el primer estudio de su padre, fotógrafo de profesión, y también la primera galería de su madre, artista contemporánea. Por si no fuera poco, el destino el hizo otro giño: el local estaba entre las calles de Mary y Lennox. “Mary Lennox”, protagonista de su libro favorito de la infancia, se convirtió en el nombre comercial de aquel pequeño gran negocio.

flowers mary lennox
“Flowers for Mothers Day”. Serie limitada de cuatro fotografías de flores. Curator: Gillian Henn. Fotógrafo: Robbie Lawrence. Flores de Mary Lennox

“Si lo miras bien, te darás cuenta que todo el mundo es un jardín”. Frances Hodgson Burnett

 

Aunque todo parecía rodado, la verdad es que la vida le deparaba a Ruby una vuelta inesperada: su pareja se había instalado en Berlín en 2013 y en un viaje para visitarlo, decidió impulsivamente trasladarse a la ciudad y comenzar su negocio de cero. No conocía a nadie en Berlín, no hablaba alemán y sabía muy poco del mundo de la floristería en Europa, pero no se lo pensó dos veces. Eso sí, el primer año fue horrible: el negocio no despegaba, pensó en dejarlo más de una vez, comenzó a echar currículums a otras floristerías e incluso, cuando ya había tocado fondo, se decantó momentáneamente por otros trabajos. Incluso hizo turnos en una cocina.

letra Cualquiera hubiese agarrado la maleta y el primer avión de vuelta a Sídney, pero Ruby Barber no es de las que se rinden. Decidió que, si quería que el negocio prosperase, tenía que centrarse y concentrarse sólo en las flores. Alquiló un estudio, comenzó a buscar nuevos proveedores, estudio disciplinadamente el mercado, investigó hasta el último detalle de cada una de las flores y plantas y, finalmente, con mucho esfuerzo, no sólo consiguió que “Mary Lennox” reflotase, sino que lo convirtió en un punto de referencia indiscutible del sector.

 

flowers mary lennox

flowers mary lennox
Composición floral de Mary Lennox para acompañar a la publicidad de L’Eaundry (L’Eaundry x Mary Lennox)

 

Hoy en día, junto a sus colegas Olivia Beattie y Paola Ravagni, Ruby Barber colabora con empresas tan destacadas como Mercedes y Lufthansa. Incluso colaboró con el festival de techno Atonal de Berlin, llenando de lirios una antigua planta eléctrica atestada de tuberías.

Al principio lo que más le gustaba de su trabajo era la emoción de levantarse en medio de la noche, conducir hasta un almacén lleno de flores y buscar tesoros en medio de las flores más bonitas del mundo. Era todo una aventura que bien valía el tremendo madrugón. Ese cosquilleo en el estómago de los primeros años ya no está, pero el trabajo le sigue entusiasmando, a pesar de que sigue teniendo que levantarse a las cuatro de la mañana. “Es muy gratificante trabajar con un medio que le genera tanta alegría a las personas”, asegura. Además, no pasa más de una hora al día sentada en una mesa de escritorio delante de un ordenador. Su día es un ir y venir al mercado de flores y a granjas de los alrededores de Berlín, y luego la composición de flores. A veces es minimalista, a veces barroca, siempre clásica. Depende de su estado de ánimo y de las flores del momento.

 

flowers mary lennox.jpg
Composición floral de Mary Lennox para un anuncio de Rimowa. Fotógrafo: Alex Kilian. Dirección de Arte: Studio Britz

 

Se reconoce nostálgica, aunque dice que no le molesta que su obra dure poco, tan sólo unos días, lo que tarden las flores en marchitarse. Es parte del proceso, algo tan natural como seleccionar las flores. Aunque cada flor la asocia a un recuerdo.

El olor a jazmín, por ejemplo, le devuelve a su infancia en Sídney. Había una gran tapia en el jardín de donde colgaban jazmines. Es el olor de su niñez, de su país y de aquellas lecturas del “Jardín secreto”.

 

Fotografía de portada: Fotografía de Thomas Friedrich Schäfer para Knauf Jewels en el Museo Kennedy (decoración floral titulada “el jardín secreto” y realizada por la empresa Mary Lennox).

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies